“Resisto porque aún tengo una misión importante por cumplir”, la carta de Lula desde la cárcel

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva publicó una carta desde la prisión de Curitiba, donde permanece preso por una causa de corrupción aunque con una condena de segunda instancia, en donde afirma que debe resistir por la democracia de Brasil. La misiva fue leída en el «Encuentro Nacional Lula Libre, convocado por el Partido de los Trabajadores (PT) y otros dirigentes políticos y sociales para analizar nuevas estrategias para presionar por la libertad del exmandatario.

«La fuerza que me hace resistir a esta prueba viene de ustedes y de mi convicción de que soy inocente. Pero resisto principalmente porque sé que aún tengo una misión importante a cumplir en este momento en que la democracia, la soberanía nacional y los derechos del pueblo brasileño son amenazados por intereses económicos y políticos poderosos, incluso de potencias extranjeras», afirmó.

En su carta, Lula agradeció la solidaridad y el apoyo que recibió tanto de los militantes que formaron comités políticos para presionar por su libertad en diferentes ciudades como de líderes de otros países que igualmente piden por su libertad.

Agregó que encara la nueva misión que surgió en su vida como un desafío colectivo, tal como lo hizo en sus más de 45 años como dirigente sindical y político. «Mi lucha por un juicio justo, en que mi inocencia sea reconocida ante las pruebas irrefutables presentadas por la defensa, sólo tiene sentido si es comprendida como parte de defensa de la democracia, de la retomada del estado de derecho y del proyecto de desarrollo con inclusión social que el país quiere reconstruir», afirmó.

Según los sondeos Lula fue considerado como el presidente más carismático en la historia de Brasil y por esos cada día le queda más claro que fue condenado como parte de una persecución política para impedir su nueva elección como presidente en los comicios de octubre pasado.

Agregó que para impedirle disputar las elecciones se montó una «farsa judicial» con la ayuda de los grande medios de comunicación para «envenenar» a la población con mentiras.

Según Lula, sólo este mes, con la revelación de que los fiscales que lo acusaron llegaron a un acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos para recibir 2.500 millones de reales (657,9 millones de dólares) de la petrolera brasileña Petrobras, se supo lo que había detrás de todo el proceso. «A cambio de esa fortuna, los fiscales se comprometieron a entregarle al extranjero los secretos y las informaciones estratégicas de nuestra Petrobras», acusó Lula.

El acuerdo referido por el ex presidente fue el que Petrobras firmó con las autoridades bursátiles de Estados Unidos para suspender los procesos en su contra en ese país e incluye la entrega de recursos a una fundación montada por la Fiscalía para financiar campañas de combate a la corrupción en Brasil.

«Más que manifestar indignación con esos hechos, quiero decirles que el tiempo está revelando la verdad, que no podemos perder la esperanza de que la verdad vencerá. Por eso les pido a todos que fortalezcan cada vez más nuestra lucha por la democracia y la justicia», dijo.

Según Lula, ese objetivo sólo será alcanzado «si defendemos los derechos del pueblo y la soberanía nacional, porque fue contra esos valores que me impidieron disputar las elecciones. Fue para entregar nuestras riquezas y revertir las conquistas sociales. Que los Comités Lula Libre tengan eso bien claro».

Entre los participantes en el «Encuentro Nacional Lula Libre» destacaron el exministro de Educación Fernando Haddad, que fue el candidato del PT en las pasadas elecciones presidenciales, así como el ex canciller Celso Amorim. En la apertura del evento en la sede del Sindicato de los Trabajadores del Metro en Sao Paulo, Amorim dijo que la prisión de Lula impide decir que Brasil es un país democrático.

Lula está preso desde el 6 de abril del año pasado en la sede de la Policía Federal de Curitiba. Inicialmente fue preso para cumplir una pena de 12 años de prisión por corrupción y lavado de dinero, pero en febrero de este año se le impuso otra condena, de 12 años y 11 meses, por los mismos delitos.