“Resistan al neofascismo”, Roger Waters pidió #EleNão y fue abucheado

El ex Pink Floyd recibió simultáneamente abucheos y aplausos durante el concierto que brindó anoche en Sao Paulo en el que criticó al ultraderechista Jair Bolsonaro, que disputará la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil. “Yo preferiría no vivir bajo la reglas de alguien que cree que es buena la dictadura militar. Recuerdo los malos días de Sudamérica durante las dictaduras y fue algo feo”, contestó Waters cuando los abucheos se sintieron con más fuerza.

El cantante consiguió dividir en dos a los cerca de 45.000 espectadores que asistieron a su concierto en el estadio Allianz Parque de Sao Paulo y dejar en evidencia la polarización que existe en Brasil entre el ultraderechista y el socialista Fernando Haddad, su rival en la segunda vuelta de las presidenciales el 28 de octubre próximo.

Waters, conocido por su activismo político, publicó en pantalla gigante una lista con líderes mundiales que calificó de neofascistas, en la que incluyó al ultraderechista brasileño, así como al presidente estadounidense, Donald Trump.

En la misma pantalla fue expuesta la frase “Ele nao” (Él no), que se ha convertido en un lema entre los brasileños que rechazan a Bolsonaro, un defensor de la dictadura militar (1964-1985) y polémico por sus declaraciones machistas, racistas, homófobas y contrarias a los derechos humanos.

Mientras parte de los espectadores irrumpió a los gritos “Él no”, la otra parte respondió con “Fora PT” (Fuera PT), en referencia al Partido de los Trabajadores, la formación que postula a Haddad y que lidera el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Waters llamó a resistir ante quienes defienden el antisemitismo, la destrucción del medio ambiente y la tortura, entre otros. La exhibición de su lista de líderes neofascistas se produjo al final de la interpretación del clásico “Another brick in the wall”, que concluyó con un coral de niños vistiendo camisetas con el letrero “resist” (resista).

El concierto de Sao Paulo, en el que Waters interpretó algunos clásicos de Pink Floyd y canciones de su propia carrera, fue el primero en una larga gira por Brasil que también prevé presentaciones en Brasilia, Salvador, Belo Horizonte, Río de Janeiro, Curitiba y Porto Alegre.