República Dominicana: La cámara de Diputados rechazó la despenalización del aborto

El aborto sigue totalmente prohibido en República Dominicana porque este jueves fracasó en la Cámara de Diputados una iniciativa que buscaba aprobar un nuevo Código penal. El proyecto planteaba que al menos se permitieran interrupciones del embarazo cuando la vida de la madre o el feto está en riesgo, pero el Congreso volvió a legislar contra los derechos de las mujeres una vez más. 

Además de los representantes de partidos conservadores, los diputados más progresistas rechazaron también el proyecto por que consideraron que no era suficiente y, en cambio, propusieron la despenalización del aborto por las tres causales. Pero el resto de los diputados rechazaron aprobar enmiendas con estas consideraciones. 

Tras el fracaso de la votación, República Dominicana se mantiene como uno de los únicos cinco países de América Latina en los que el aborto está totalmente prohibido, junto a Haití, Honduras, Guatemala y Nicaragua.

Los grupos feministas exigen que el aborto se despenalice en tres circunstancias: el riesgo para la vida de la madre, la violación o el incesto y si un feto con malformación no tiene posibilidad alguna de sobrevivir después del parto.

El nuevo código penal que no fue 

En la sesión, los diputados presentaron, y posteriormente rechazaron, 21 enmiendas al proyecto, siendo las más polémicas, las referidas a la cuestión del aborto y a la protección de la comunidad LGBTI.

El proyecto que fue sometido a votación tipificaba el delito de discriminación e incluía la orientación sexual como uno de los supuestos en los que se aplicaría.

No obstante, en sentido contrario, ese artículo incluía un párrafo ambiguo en el que se decía que la discriminación no iría en detrimento “de la libertad de conciencia y de culto y respeto a las buenas costumbres”.

El Código Penal se había presentado como un proyecto “moderno”, que pretendía introducir 69 nuevos tipos penales, entre ellos el feminicidio, o la corrupción.

El texto pretendía sustituir al actual Código Penal, que data de 1884 y que a los ojos de toda la sociedad dominicana está desfasado.

Los intentos de renovación del Código Penal se arrastran desde hace dos décadas; los dos últimos, en 2014 y en 2016, fracasaron precisamente por la cuestión del aborto, ya que el entonces presidente, Danilo Medina, vetó su aprobación por no incluir las tres causales de la interrupción del embarazo.

Ahora, el proyecto de Código tendría que volver a analizarse desde cero y ser introducido en una nueva legislatura, pero el presidente de la Cámara de los Diputados, Alfredo Pacheco, dio a entender que no permitirá volver a analizar el tema mientras él esté en el cargo.