Renunció Sergio Moro y dejó a Bolsonaro al borde de un impeachment

“Tengo que preservar mi biografía”, argumentó el hasta hoy ministro de Justicia brasileño, que decidió abandonar al cada vez más debilitado gobierno de Jair Bolsonaro. Moro dijo que se va por la “interferencia política” del Presidente, a quien acusó de querer colocar al frente de la Policía Federal a “una persona de su confianza para poder llamar y obtener información y reportes de inteligencia”. Esa denuncia podría servir de causal para un juicio político del ultraderechista.

La salida de Moro se da en un momento en el que Bolsonaro es cuestionado por su desmanejo de la crisis sanitaria por el coronavirus, que dejó en Brasil ya más de 3 mil muertos. El exjuez eligió irse antes de que su presencia en la debacle bolsonarista pueda sepultar su deseo de ocupar un cargo en el Supremo Tribunal Federal o incluso una eventual candidatura presidencial.

Moro justificó su renuncia en la decisión de Bolsonaro de destituir al jefe de la Policía Federal que él había designado. Se trata de Maurício Leite Valeixo, quien había participado en las investigaciones de la causa Lava Jato en la época en la que Moro ejercía como juez de primera instancia.

“No tengo cómo mantener los compromisos que asumí, sin condiciones de trabajo, sin tener cómo preservar la autonomía de la Policía Federal”, lanzó Moro en un declaración ante la prensa en Brasilia en la que acusó frontalmente a Bolsonaro de querer interferir en las investigaciones de la PF, lo que podría claramente ser un causal de juicio político que aleje al ultraderechista del Palacio del Planalto.

“El presidente quería tener acceso a las investigaciones”, insistió el hasta hoy ministro de Justicia, quien fue una pieza clave en la llegada de Bolsonaro al poder luego del encarcelamiento y prescripción del exmandatario Luiz Inácio Lula Da Silva, que era el favorito para las elecciones de 2018. En su discurso Moro llegó a elogiar a los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores,por haber mantenido la autonomía de la Policía Federal, al contrario de Bolsonaro.

El exjuez incluso comentó que le dijo personalmente a Bolsonaro que la destitución de Valeixo sería una “interferencia política” en la Policía Federal, frente a lo cual el mandatario respondió que “sí, es así”.

También aclaró que el decreto mediante el cual fue despedido el director de la Policía Federal, publicado con su rúbrica, no fue en realidad firmado por él, lo que según especialistas en derecho pudiera constituir un grave delito por parte del Gobierno. “Supe de la exoneración a través del Diario Oficial y no firmé ese decreto”, aseguró.

Moro es el segundo ministro que cae en ocho días en Brasil, tras la expulsión del titular de Salud, Luiz Mandetta, en medio de la pandemia de coronavirus. El Presidente está enfrentado además con una veintena de gobernadores que decretaron medidas de aislamiento para frenar los contagios.