Remueven a un jefe militar por cuestionar los juicios de lesa humanidad

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, pasó a retiro a su comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, por «graves cuestionamientos al Poder Judicial». Según el comunicado de la Presidencia, Manini Ríos incurrió en esa falta al cuestionar los fallos contra represores condenados por violaciones a los derechos humanos. Para el Presidente, la objeción del militar era “incompatible con el cargo” que desempeñaba.

Manini Ríos opinó que los genocidas fueron «declarados culpables antes de ser juzgados» y sin la garantías del debido proceso. También agregó que fueron condenados «en base a conjeturas o convicciones inadmisibles, sin pruebas fehacientes, y en muchos casos fraguadas o inventadas», afirmó el cesado jefe del Ejército.

«La actitud asumida por el señor comandante en jefe del Ejército, de cuestionar al Poder Judicial como lo ha hecho, resulta absolutamente incompatible con el cargo en que venía desempeñándose», detalla la Presidencia de Uruguay. Esta mañana Manini Ríos se reunió con Vázquez en la residencia presidencial de Suárez, donde le comunicaron la decisión.

El jefe del Ejército opinó que la justicia uruguaya «en muchas oportunidades se apartó de los más elementales principios del derecho, no dando garantías a los acusados» y que «aplicó una suerte de derecho para el enemigo».

No es la primera vez que el jefe militar tiene entredichos con el poder político. En septiembre de 2018, el Poder Ejecutivo de Uruguay sancionó con un arresto de 30 días al comandante por reiteradas faltas disciplinarias.

Según la prensa local, entre los nombres que se manejan para suceder a Ríos está el general Germán González, quien actualmente ocupa la comandancia de la División III.