Redescubren en Ecuador una flor que se creía extinta desde hacía casi 40 años

Científicos descubrieron en la cordillera andina de Ecuador una planta con estridentes flores color naranja, que se creía extinta desde hacía casi 40 años. Se trata de la “Gasteranthus extinctus”, de la que no había registro en el mundo desde 1985 y que se había dado por desaparecida.

Lejos de estar extinta, la flor fue ubicada durante una expedición científica realizada en noviembre pasado por un grupo de diez botánicos, que se adentraron en el cerro Centinela, situado a unos 150 kilómetros al oeste de Quito.

Esta planta se caracteriza por lucir unas flores anaranjadas con una bolsa grande en la parte inferior y una pequeña obertura en la zona superior, que sirve de entrada y salida para insectos polinizadores. Así lo señala un artículo publicado el pasado viernes en la revista de botánica Phyto Keys por un grupo de científicos de Francia, Ecuador y Estados Unidos.

La masiva deforestación sufrida en el cerro en los años 80 y 90, cuyos bosques montanos fueron sustituidos por cultivos como el banano, hizo que la “Gasteranthus extinctus” se diera por extinguida.

Actualmente, en el cerro Centinela apenas quedan unas islas boscosas muy acotadas que constituyen el hábitat natural de la “Gasteranthus extinctus”, y es ahí donde este grupo de científicos centró su búsqueda.

“Tan pronto como llegamos al lugar encontramos remanentes de bosque de neblina, y ubicamos la “Gasteranthus extinctus” en el primer día, con apenas un par de horas de búsqueda”, contó Nigel Pitman, también investigador del Museo Field de Chicago y coautor de la investigación.

“¿De verdad era tan fácil?”, fue lo primero que se preguntaron los investigadores, quienes esperaban una ardua y larga búsqueda para poder dar con una de ellas.

“Solo teníamos imágenes de especímenes disecados y descripciones escritas, pero estábamos bastante seguros de que la habíamos encontrado por sus pequeños pelos puntiagudos y sus llamativas flores barrigudas”, añadió Pitman.

Algunos especímenes fueron hallados cerca de una catarata en la reservada privada Bosque y Cascada Las Rocas.

Los especialistas tomaron varias fotos y recolectaron algunas flores caídas, con la precaución de no dañar las plantas por si estas eran los últimos ejemplares existentes en La Tierra, pero pronto se dieron cuenta de que había más en otros fragmentos de bosque montañoso que visitaron en la zona.

Pese al revelador hallazgo, la planta seguirá con el apellido de “extinta”, dado que “las normas de la nomenclatura en la biología tienen reglas muy específicas sobre renombrar un organismo, y la resurrección de la ‘Gasteranthus extinctus’ no es suficiente para ello”.