Recrudece la tensión entre Duque y la comunidad por nuevo asesinato indígena en el Cauca

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) denunció otro asesinato de un líder indígena, frente a su esposa y a un hijo de dos meses, en una zona de Colombia que hace meses vive una ola de violencia por las disputas por territorios entre grupos ilegales. Las organizaciones indígenas exhortaron al gobierno a dar con los responsables y reclamaron nuevamente “medidas eficaces de protección a la población”.

Jimmy Alberto Pacue, de 24 años, fue asesinado en un sector conocido como Hacienda Japio, en la ruta que comunica a los municipios de Caloto y Santander de Quilichao, cuando iba en una moto con su esposa y su hijo.

Pacue, que vivía en Jambaló, fue abordado por hombres armados que lo
asesinaron y luego se robaron la moto. “Condenamos este nuevo asesinato bajo esta modalidad, situación recurrente en este sector que ha cobrado la vida de muchos ciudadanos en los últimos dos meses. Exhortamos a las autoridades competentes a dar con los responsables, así como determinar medidas eficaces de protección a la población”, solicitaron a través de un comunicado.

Por la oleada de violencia que vive el Cauca, más de 150 guardias indígenas de ese departamento viajaron a Bogotá para sumarse a las manifestaciones contra el gobierno del presidente Iván Duque, a quien piden medidas para el cese de la violencia en esa región del suroeste de Colombia.

El sábado se cumplió la fecha límite del últimatum que las comunidades indígenas le dieron al presidente Iván Duque. En concreto, le habían exigido que se cumpla el Acuerdo de Paz, cesen los asesinatos de líderes sociales y pare la violencia en las zonas rurales. En ese contexto, el pasado jueves las comunidades indígenas plantearon un plazo hasta este sábado tras el cual advirtieron de que movilizarían a 30.000 personas en una marcha hacia Bogotá.

Desde octubre, la violencia en el Cauca derivó en los asesinatos de referentes indígenas como Cristina Bautista, Asdruval Cayapu, Eliodoro Inscué, José Gerardo Soto y James Wilfredo Soto, aparentemente por parte de disidentes de las FARC, y más tarde se sumaron las muertes de Alexander Vitonas Casamachin y Jesús Mestizo, a quienes les dispararon desconocidos.

Además de estos siete indígenas, las autoridades encontraron en el caserío
de Santa Helena, en el municipio de Corinto, cuatro cadáveres de ingenieros
que hacía trabajos de topografía, y otro más en Huasanó, en la localidad de
Caloto.

El paro sigue firme

En este marco, el comité del paro, en cabeza del presidente de la CUT, Diógenes Orjuela, reclamó nuevamente que se establezca una mesa de negociación directa para alcanzar acuerdos y no las mesas multidisciplinarias que se realizaron en los últimos días.

El comité de paro está convocando a un plantón pacífico esta tarde en la sede de Compensar de la calle 94, lugar en donde se estará negociando el salario mínimo. Además, están planeando realizar un cacerolazo y una movilización hacia la plaza de Bolívar para rechazar la discusión de la reforma tributaria. Sin embargo, el día todavía no está definido.