Récord de candidaturas LGBTIQ+ para “romper el paradigma del machismo y la discriminación” en México

Con el oficialismo como favorito, unos 94,4 millones de mexicanos están llamados a votar el próximo domingo. Estos comicios tienen la particularidad de que 44 candidatos LGBTIQ+ buscan su lugar en la Cámara de Diputados y que casi el 2% de los más 5.300 candidatos para los diversos cargos se identificaron como parte de la comunidad.

Los mexicanos votarán para renovar los 500 escaños de la Cámara de Diputados federal y casi 20.000 cargos estatales, incluidos 15 de 32 gobernadores.

El Instituto Nacional Electoral (INE) dictaminó para estos comicios nuevas reglas para una mayor inclusión en las listas de personas indígenas, con discapacidad, afromexicanas, migrantes y de diversidad sexual.

En ese marco, en estas elecciones habrá candidatos que se definen como transgénero, homosexuales y muxe, un tercer género reconocido históricamente en la cultura zapoteca, entre otras orientaciones sexuales e identidades de género.

Esto es un avance para México “donde la discriminación y el machismo todavía es muy fuerte”, afirmó la primera candidata trans del conservador municipio mexicano de Zacatelco, Valeria Lorety,

“Yo he sido amenazada y violentada de mis derechos porque muchos hombres machistas y homofóbicos no quieren darle paso a una inclusión”, apuntó y recordó que su cambio de identidad lo tuvo que hacer en la Ciudad de México ya que en su estado recién se aprobó el año pasado.

Las estadísticas reafirman sus dichos: la esperanza de vida para las personas trans en México es de 35 años, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, frente a 77 de toda la población.

El país además es el segundo más letal para los transexuales en la región después de Brasil, de acuerdo con las ONGs Letra S y Transgender Europe.

En cuanto a los femicidios, se registraron 75 en abril, con lo que suman un total de 311 durante los primeros cuatro meses de este año, según datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Ante este panorama, Lorety se entusiasma con que las elecciones “provoquen un cambio radical y México haga historia al romper con muchos paradigmas y abrir muchas puertas para nuevas generaciones”.

Roshel Terranova, una activista y artista trans de Ciudad de México se presentará también como candidata con el liberal Movimiento Ciudadano (MC).

“Antes existía esta leyenda de que somos una minoría y eso no es verdad, porque por lo menos una persona de la diversidad sexual existe en cada familia mexicana, ¿entonces cuál minoría? Tenemos que trabajar por todos”, resaltó por su parte.

De más de 5,300 candidaturas para diversos cargos, que respondieron a un cuestionario de identidad, el 1.9% se identificó como parte de la comunidad LGBT.

La mayoría, casi el 30%, están en Movimiento Ciudadano; seguidas por el naciente Redes Sociales Progresistas, con el 16.5%, y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), de centroizquierda y opositor, con el 13.5%.

En contraste, el gobernante e izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) solo registra un 1.94%, por debajo del derechista Partido Acción Nacional (4.85%).