Rechazos a la llegada de tropas de Estados Unidos a Colombia

Congresistas colombianos cuestionaron el envío de una brigada de unidades especiales del ejército estadounidense para la “lucha contra el narcotráfico”. Afirman que el operativo dispuesto por el gobierno de Iván Duque no recibió el aval parlamentario y advierten por una escalada con Venezuela. Denuncian “un plan de desestabilización de la paz del continente”.

Parlamentarios opositores e independientes consideraron una “violación a la soberanía” y a las funciones del Senado el despliegue del contingente Asistencia de Fuerza de Seguridad (SFAB, en inglés), que empezará su misión a principio de junio. La llegada de los militares fue confirmada el miércoles por el ministerio de Defensa colombiano la embajada estadounidense.

El presidente de la Cámara alta, Lidio García Turbay, recordó que el Gobierno debe solicitar aprobación del Congreso para estas decisiones. “Con todo respeto Presidente @IvanDuque, quiero recordarle que el artículo 173 de nuestra Carta política establece que ‘permitir tránsito de tropas extranjeras’ en territorio colombiano es una atribución constitucional del Senado”, escribió en Twitter el legislador del Partido Liberal.

Por su parte, el senador opositor Armando Benedetti, del Partido de la U, puso en duda la misión de la brigada estadounidense en Colombia, estrecho aliado de Washington en la región y que comparte 2.200 kilómetros de frontera con Venezuela. “Que esa ‘ayuda’ no termine en una guerra en la que no tenemos nada que ver”, dijo en Twitter.

“Otro gravísimo error de @IvanDuque permitir que tropas extranjeras (de EEUU) actúen en Colombia. Porque violan la soberanía nacional y la Constitución”, afirmó el senador Jorge Robledo, del izquierdista Polo Democrático. En la misma línea, Gustavo Petro, también senador y ex candidato presidencial, consideró que “no se puede ocultar lo evidente: se prepara una invasión a Venezuela. Con lo peor: la ayuda del narcotráfico”.

“Yo creo que es un acto de una gran peligrosidad puesto que implica, como lo hemos visto ya, una escalada de acciones que se van sumando y que pueden terminar lamentablemente en un conflicto armado de carácter internacional con Venezuela”, dijo el senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo.

El partido FARC, en tanto, expresó su alarma porque considera que se ha puesto en marcha “un plan de desestabilización de la paz del continente” y que la situación actual hace “parte de la estrategia de agresión militar del Gobierno de Trump contra Venezuela”.

El Gobierno defiende el operativo

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, negó que la SFAB vaya a participar en operaciones militares y aseguró que su labor se enmarca en un convenio de cooperación militar suscrito “hace varias décadas” con “carácter consultivo y técnico”.

“En ningún momento habrá tránsito de tropas extranjeras ni participarán en operaciones militares. Las operaciones militares las desarrollan exclusivamente las tropas colombianas”, aseguró en un video.

La misión de la SFAB respaldará la operación antidrogas en el Caribe anunciada en abril por el presidente estadounidense, Donald Trump, según la declaración del miércoles. La ofensiva, admitió Washington, tiene la mira puesta en el “régimen corrupto” de Maduro en Venezuela, al que acusa de cómplice del narcotráfico.

Aproximadamente 45 soldados llegarán en la primera operación de SFAB, formada para “asesorar y ayudar operaciones en naciones aliadas”, afirmó el Comando Sur del Ejército estadounidense. No precisaron cuánto tiempo estarán los militares en Colombia.

“Es el reencauche de una política antidrogas fracasada”

“Nos parece oportunista e inoportuno ese anuncio en medio de una pandemia que ha cobrado la vida de cerca de 100.000 ciudadanos estadounidenses y colombianos. Plantear lo que no es prioridad hoy en el mundo ratifica el corte militarista del presidente Trump y del presidente Duque”, dijo Juan Carlos Quintero, miembro de la junta directiva de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat).

Según Quintero, ambos Gobiernos “están planteando el reencauche de una política antidrogas fracasada”, y cita el Plan Colombia, con el que EE.UU. se “inmiscuyó con mucha fuerza, con dinero, con hombres y con tecnología, en lo que se llamó la guerra contra el narcotráfico y, al igual que este anuncio, terminó siendo una guerra contrainsurgente”.

Venezuela en la mira

En los últimos meses, Donald Trump ha intensificado el discurso contra el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y el pasado 1 de abril ordenó “duplicar” el número de barcos militares y soldados de Estados Unidos en aguas del Caribe y del Pacífico para combatir el narcotráfico, aparentemente con el foco en ese país.

Trump incluso llegó a decir que tiene “rodeado” a Maduro. “Lo tenemos rodeado a un nivel que nadie conoce, pero ellos sí lo saben”, dijo el estadounidense y auguró que “algo pasará”.

El hecho de que la fronteriza zona del Catatumbo esté entre aquellas a las que irá la SFAB aumenta en algunos la percepción de que el objetivo final es Venezuela. “El Gobierno colombiano, de manera irresponsable, pone el territorio patrio como cabeza de playa para la estrategia desestabilizadora contra el vecino país y el continente”, denunciaron las FARC.