Medidas que ratifican la soberanía

Argentina

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el envío de proyectos de ley al Congreso para cambiar la sede de pago de los bonos reestructurados y depositar el dinero de los holdouts en una cuenta a la que podrán acceder si ingresan en la reestructuración. Mediante estas iniciativas el gobierno busca reafirmar su soberanía y su voluntad de pago.

Presidencia de Argentina

Fernanda Vallejos – Tiempo Argentino (Argentina)

Con el envío de estos proyectos de ley, Argentina ratifica su soberanía, eso está muy claro en el articulado de las iniciativas que plantean la ilegalidad e ilegitimidad de los mandatos de Griesa, y la irresponsabilidad del sistema judicial estadounidense. Además, preserva el marco de la legalidad de nuestro orden público, nuestras leyes y los contratos que Argentina firmó.

El cambio del agente fiduciario es algo que estaba previsto en las reestructuraciones de deuda de 2005 y 2010 en caso de registrarse incumplimientos por parte de los intermediarios, algo que quedó comprobado en el caso del Bank of New York Mellon, que al retener los pagos efectuados por nuestro país afectó el derecho de terceros, es decir, el de los bonistas que entraron al canje.

“Se rescata el ejercicio de soberanía ante la manifiesta ilegalidad de las acciones de Griesa, convalidadas por el sistema judicial americano”

Por lo tanto, en estos proyectos Argentina está preservando el derecho de terceros de acceder al cobro de depósitos que el país hizo, y los que potencialmente hará en el futuro. Recordemos que en septiembre tenemos un vencimiento, y todo hace pensar que, en caso de no mediar estos proyectos, se repitiría el bloqueo.

Otro aspecto a mencionar es que se habilita el mismo procedimiento de equidad y justicia con el resto de los bonistas que no ingresaron a los canjes, pero que pudieran ingresar potencialmente en el futuro. De este modo, Argentina ratifica lo que ha sido su voluntad de honrar los compromisos de la deuda con el 100% de los acreedores. En resumen, se rescata el ejercicio de soberanía ante la manifiesta ilegalidad de las acciones de Griesa, convalidadas por el sistema judicial americano.

Cristian Carrillo – Página 12 (Argentina)

El Gobierno envió al Congreso un proyecto de ley para establecer a Buenos Aires como lugar de pago de los bonos reestructurados, para lo cual utilizará al Banco Nación como agente fiduciario, mientras que ofrecerá a los tenedores de esa deuda la opción de canjear sus papeles por similares bajo legislación local. También se conformará una cuenta fiduciaria del Nación consignada en el Banco Central para depositar los pagos a los holdouts, quienes podrán acceder a ese dinero si aceptan cambiar los bonos del default por los de la reestructuración de la deuda. Las iniciativas fueron comunicadas anoche por la presidenta Cristina Fernández en un mensaje emitido a través de la cadena nacional. “Argentina respetará los canjes de su deuda realizados en 2005 y 2010 y, bajo esos términos, propondrá ingresar a los tenedores de bonos que no aceptaron estas reestructuraciones”, señaló la jefa de Estado en un discurso en el cual la voz se le entrecortó más de una vez. Los cambios buscan salvaguardar el cobro de los tenedores que adhirieron a los canjes, cuyos servicios están siendo trabados por orden del juez de Nueva York Thomas Griesa. “Que nadie diga que la Argentina se niega a pagar. Lo que se niega el gobierno argentino es a ser extorsionado”, afirmó Cristina.

La mandataria comenzó su mensaje haciendo un repaso del proceso de fuerte endeudamiento del país a partir de 1976, la crisis que estalló en 2001 y las políticas desarrolladas desde 2003 para normalizar la situación con los acreedores. Estos esfuerzos se están viendo obstaculizados por el accionar de un grupo minoritario de fondos especulativos con anuencia de tribunales permeables a sus reclamos. En ese sentido, CFK enumeró los distintos intentos de los fondos buitre para embargar activos del país en el exterior. “Entablaron más de 900 causas judiciales y 80 intentos de embargo, los cuales fracasaron porque hay un reconocimiento de inmunidad soberana que forma parte del derecho internacional”, explicó la Presidenta. Uno de ellos, recordó, pretendió apropiarse de restos fósiles de dinosaurios que habían sido enviados a una muestra en Alemania, y que finalmente fueron “salvados” por la intervención del gobierno de ese país.

“Que nadie diga que la Argentina se niega a pagar. Lo que se niega el gobierno argentino es a ser extorsionado”

“Argentina cumplió, de acuerdo a los contratos que había firmado con los adherentes, y depositó en tiempo y forma en el banco de Nueva York la suma de 1150 millones de dólares. De ese total, 539 millones de dólares quedaron en una suerte de limbo jurídico: ni fueron embargados ni le fueron abonados a los acreedores”, detalló Cristina. La mandataria señaló que “Argentina tiene la vocación de defender la reestructuración de la deuda de 2005 y 2010, que involucra a quienes creyeron en la Argentina y que vienen cobrando en tiempo y forma”. “También queremos un acuerdo con el ciento por ciento de los acreedores, en forma justa, legal, equitativa y sustentable”, agregó, en referencia a la intención de mantener la oferta a los holdouts.

El proyecto de ley establece nuevas condiciones para asegurar el pago de la deuda, previendo que el 30 de septiembre próximo habrá un nuevo vencimiento de deuda (unos 190 millones de dólares de bonos PAR). En el proyecto elevado al Congreso se autoriza al Ministerio de Economía a adoptar las medidas necesarias para remover al BoNY como agente fiduciario y establecer a Nación Fideicomiso, entidad del Banco Nación presidida por Enrique Arceo, para que se paguen los títulos a los tenedores de deuda. “Hemos decidido una ley de pago soberano local de deuda externa de la República Argentina”, destacó Cristina. El cambio de agente fiduciario se sustenta en la “pública y notoria incapacidad de actuar del Bank of New York Mellon”, señala el proyecto remitido al Congreso. En los considerandos se deja expresa constancia de que la cláusula 5.9 del contrato de fideicomiso con el BoNY faculta el cambio de fiduciario. Por su parte, la designación del Nación no imposibilita que los tenedores puedan proponer a la Argentina otro agente. No obstante, un nuevo agente de pagos debe prever eventuales bloqueos de Griesa.

 

Leer artículo de Infonews aquí

Leer artículo completo de Página 12 aquí