Quién es Manuel Merino, el nuevo presidente de Perú

Manuel Merino, empresario de 59 años y hasta hoy titular del Congreso unicameral de Perú, se convierte hoy en el Presidente de la República, tras la destitución en el Congreso de Martín Vizcarra por “incapacidad moral permanente”. Merino, que jura este martes, llega a la jefatura del Estado en el marco de una compleja crisis política que dejó al país sin los dos vicepresidentes que establece la Constitución.

Merino pertenece a Acción Popular (AP), el partido centrista fundado en 1956 por Fernando Belaunde Terry (dos veces Presidente de la República). Dirigente político, fue congresista por el departamento noroccidental Tumbes en los períodos 2001-06 y 2011-16). Con estudios inconclusos de Agronomía, se desempeñó en paralelo en el sector agrícola privado en su región, Tumbes.

Volvió al Congreso en enero de este año, cuando se realizaron elecciones para elegir el Parlamento que debe completar el período hasta julio del año próximo, luego de que Vizcarra disolviera el anterior en septiembre de 2019. El hecho de que AP ganara la banca más numerosa lo proyectó a la Presidencia del cuerpo.

De bajo perfil, quedó envuelto en un escándalo y pidió disculpas públicas en septiembre pasado, después de que dos altos jefes militares informaran al Ministerio de Defensa que Merino los había llamado para garantizar el aval de ambos al proceso de destitución que estaba por debatir el Congreso y del que Vizcarra saldría airoso.

“Tal vez hacer una llamada en las circunstancias de ese día puede haber sido inoportuna, por eso yo le expreso mis sinceras disculpas a las Fuerzas Armadas”, dijo entonces Merino, que sin embargo rechazó la acusación de Vizcarra de que había conspirado para destituirlo y sucederlo.

Elecciones anticipadas, si o no

La carta magna dispone que, en casos como este, el presidente del Congreso debe asumir interinamente la jefatura del Ejecutivo y llamar a elecciones “de inmediato”, aunque no precisa un plazo específico.

Al menos dos constitucionalistas peruanos opinaron esta noche que no tiene sentido acelerar el llamado a elecciones cuando ya están convocadas para el 11 de abril próximo.

“Aquí tenemos una situación sui generis porque ya hay una convocatoria a elecciones para abril; en todo caso, creo que el presidente del Congreso debe ratificar esa convocatoria y seguir el curso de ese proceso”, afirmó Oscar Urviola, expresidente del Tribunal Constitucional, según el diario limeño El Comercio.

En tanto, el profesor de derecho constitucional Samuel Abad dijo que “la razón de la norma es evitar que el presidente del Congreso se quede indefinidamente en la Presidencia de la República; en consecuencia, entendiendo la norma a la luz de la realidad, si ya se convocó a elecciones no tiene sentido que se vuelva a hacer”.