¿Quién es Assange y qué puede pasarle?

Julian Assange, detenido este jueves por las autoridades británicas después de que Ecuador le retirase el asilo diplomático, es un exinformático australiano que se propuso develar los secretos de los países más poderosos del mundo a través de la creación de Wikileaks, una plataforma en la que publicó información que pusieron en jaque a los líderes mundiales. Algunas de sus revelaciones más importantes, ¿puede extraditarlo Estados Unidos?

Assange nació el 3 de julio de 1971 en Townsville, en el estado australiano de Queensland. El activista de 47 años, de piel pálida, cabellos blancos y expresión sobria pasó casi siete años encerrado en la embajada ecuatoriana situada en el elegante barrio londinense de Knightsbridge.

Había entrado allí el 19 de junio de 2012 para escapar a una extradición a Suecia cuyas bases acabaron siendo desestimadas. Pero temía ante todo ser entregado a Estados Unidos para ser juzgado por la difusión en 2010 de cientos de miles de documentos militares y diplomáticos en Estados Unidos.

Assange altó a la luz pública cuando en abril de 2010 WikiLeaks difundió un polémico vídeo en el que soldados de EEUU disparaban a civiles en Irak en 2007, y posteriormente publicó esos 250.000 cables diplomáticos que abochornaron a líderes mundiales. Denominados en inglés United States diplomatic cables leak, Cable Gate o Secret US Embassy Cables se trata de la mayor filtración de documentos secretos de la historia.

Durante los últimos años no ha dudado en enfrentarse a los poderes fácticos para cumplir su objetivo de difundir sus secretos turbios, al tiempo que ha denunciado una persecución de EEUU y sus aliados en Suecia para silenciarlo.

En el correr del año 2017, tras la elección en abril a la presidencia de Lenín Moreno, que dio un giro a la diplomacia ecuatoriana, Assange se convirtió en huésped incómodo para Quito, que este jueves le retiró el asilo y la nacionalidad ecuatoriana. Cuando hace unos meses afirmó que pesaban en su contra cargos supuestamente secretos en EEUU, algunos lo acusaron de paranoia, pero sus temores se confirmaron el jueves cuando llegó la «orden de extradición».

Su larga reclusión había hecho que su estrella y protagonismo se fueran apagando. Hasta que en noviembre de 2016 se inmiscuyó en las elecciones estadounidenses y en octubre de 2017 lo hizo en el proceso independentista catalán. En ambos casos, el gobierno ecuatoriano tuvo que recordarle que no podía entrometerse en asuntos de terceros países.

Pero antes, su organización Wikileaks había pubicado miles de mensajes secretos de la campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton. También respaldó a los independentistas catalanes contra el gobierno español de la época, presidido por Mariano Rajoy, divulgando imágenes de la respuesta policial al referéndum de independencia prohibido.

La campaña de Clinton acusó a Wikileaks de estar difundiendo «propaganda rusa», pero Assange negó estar al servicio de Moscú: «WikiLeaks ha publicado más de 800.000 documentos relacionados con Rusia o (su presidente Vladimir) Putin, y la mayoría son críticos».

¿Qué puede pasarle?

¿Qué garantías tiene?

El presidente ecuatoriano dijo haber pedido y obtenido de las autoridades británicas la garantía, por escrito, de que Assange no será extraditado hacia un país donde pudiera ser condenado a pena de muerte.

La actitud de las autoridades británicas será cuidadosamente escrutada a partir de ahora.

«Nadie está por encima de las leyes» repitieron a coro la primera ministra Theresa May, y los ministros del Interior, Sajid Javid, y de Exteriores, Jeremy Hunt.

¿Qué pasa con el derecho internacional?

Según WikiLeaks, Ecuador «puso ilegalmente fin» al asilo político de Assange «violando el derecho internacional». Assange, de origen australiano, obtuvo la nacionalidad ecuatoriana en 2017. Ecuador expone al fundador de WikiLeaks a «graves violaciones a sus derechos humanos» advirtió la Relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias de la ONU, Agnes Callamard.

Por su lado, el Relator especial de la ONU para el derecho a la privacidad, Joe Cannataci, quien debía reunirse con el fundador de WikiLeaks el 25 de abril en la embajada de Ecuador en Londres, anunció que planea visitarlo en su lugar de detención. Ecuador, a su vez, anunció este mismo jueves que no solo había revocado el asilo sino también la nacionalidad de Assange.

Según Ben Wizner, de la Unión estadounidense para las libertades civiles, «cualquier procesamiento por parte de Estados Unidos contra Assange por las publicaciones de Wikileaks sería inconstitucional y abriría la puerta a investigaciones criminales contra otros órganos de prensa».