“¿Quién dio la orden?”: la justicia falló a favor de familiares de la víctimas de falsos positivos

Se trata de una campaña de comunicación que llevaron adelante familiares de las víctimas conocidas como “falsos positivos” (personas ejecutadas por militares, que eran presentadas más tarde como guerrilleros muertos en combate), que buscaba visibilizar a los altos mandos militares, que estuvieron al frente de estas operaciones. Los militares habían denunciado la campaña como “un abuso del derecho a la libertad de expresión” y consiguieron una primera sentencia a su favor que ordenaba retirar las imágenes.

“¡Victoria para las víctimas de falsos positivos! Celebramos esta gran victoria por un país que clama justicia y verdad ante las más de 6.402 Ejecuciones Extrajudiciales cometidas por el Estado colombiano”, celebraron desde el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) de Colombia, autores de la campaña.

El caso llegó hasta la Corte Constitucional de Colombia, que este martes falló a favor de las organizaciones de derechos humanos al rechazar que se elimine de calles y sitios de internet el mural denominado “¿Quién dio la orden?”. La imagen muestra a integrantes del Ejército acusados de asesinar a campesinos y jóvenes para presentarlos como guerrilleros muertos en combate.

“Con gran emoción les contamos que la Corte Constitucional nos dio la razón y decidió proteger el derecho de las víctimas a la verdad, justicia y libre expresión. ¡Es por esto que el mural ¿Quién dio la orden? ya NO podrá ser censurado por ningún alto mando del Ejército, ni por nadie más y como dijimos anteriormente: es patrimonio de la sociedad.

La denuncia y las primeras sentencias

La decisión de la Corte echó por tierra una presentación del general Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, hecha en febrero del año pasado ante la justicia de Bogotá, que en su momento falló a favor de sacar la imagen de las calles, las redes sociales y los medios de comunicación.

El caso llegó tiempo después a la Corte Constitucional, que finalmente le dio la razón al movimiento de víctimas de los “falsos positivos”.

“La Corte respalda el discurso y reconoce el derecho que le asiste a las víctimas para expresar libre y públicamente sus opiniones con relación al fenómeno de los falsos positivos y la posibilidad de cuestionar a funcionarios públicos bajo cuyo mando ocurrieron los hechos”, afirmó el abogado Sebastián Escobar, defensor de las víctimas.

Según la Corte, las víctimas no incurrieron “en abuso del derecho a la libertad de expresión” ni violaron derechos fundamentales al buen nombre y la honra del general Pinto Lizarazo con el mural.

La sentencia agrega que “los ciudadanos tienen el derecho de denunciar de manera pública hechos y actuaciones que consideren irregulares y que sean atribuibles a servidores públicos”.

Por último, la Corte recordó también que Pinto Lizarazo fue parte de los altos mandos del Ejército entre 2002 y 2010 por lo que su desempeño está sujeto al escrutinio público.

“La publicación no se refiere a la vida privada del solicitante; por el contrario, se relaciona con sus funciones públicas y es relevante para valorar la confianza puesta en él por la sociedad debido a su cargo, razón por la que se trata de un discurso que debe protegerse de manera reforzada”, evaluó.

Otro punto central del fallo es que especifica que los datos que se difunden en la imagen no son simples opiniones que carecen de sustento, sino que corresponden a investigaciones que lleva adelante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Fiscalía General de la Nación.

Sobre fondo amarillo, el afiche reza: “6.402 asesinatos de civiles. ¿Quién dio la orden?” y muestra los rostros de 14 jefes militares y la etiqueta #CampañaPorLaVerdad.