Quiebre en el Diálogo de Paz: ELN asumió el atentado y Duque pidió capturar a los guerrilleros

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), la mayor guerrilla activa en Colombia, asumió hoy la autoría del atentado terrorista del jueves pasado en una escuela de policía de Bogotá, donde murieron 21 personas y otras 68 resultaron heridas. Como respuesta, el gobierno de Iván Duque exigió la captura de los líderes de esa guerrilla que están en La Habana, Cuba, por las negociaciones iniciadas en el marco del Diálogo de Paz.

En un comunicado publicado en la web de comunicación oficial del ELN, el grupo guerrillero dijo que la acción en la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, con un resultado de 21 muertos y 68 heridos, fue un hecho «lícito», perpetrado «dentro del derecho de guerra».

Añadió que en esa escuela de cadetes se forman oficiales de policía «que luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares y participan activamente en la guerra contrainsurgente», entre otras funciones.

El Gobierno colombiano ya había dado por seguro que el atentado, cometido con una camioneta cardada con 80 kilogramos de explosivos, fue obra del ELN, al punto de que el presidente Duque ordenó este sábado que se deje sin efecto la suspensión de las órdenes de captura contra los líderes de la organización guerrillera.

«Después de convocar el Consejo de Seguridad Nacional y de dialogar intensamente con líderes de la comunidad internacional, he ordenado el levantamiento de la suspensión de las órdenes de captura a los diez miembros del ELN que integraban la delegación de este grupo en Cuba y he revocado la resolución que creaba las condiciones que permitan su permanencia en ese país», señaló el sábado Duque.

Varios de los integrantes de la conducción de la guerrilla están en La Habana porque en la capital cubana se intentaba reflotar el diálogo que busca poner fin al conflicto interno de décadas, tal como sucedió con las FARC, una posibilidad que quedó completamente congelada después del atentado.

Pero el pedido de captura derivó en un roce diplomático con Cuba, cuyo gobierno respondió que «jamás ha permitido ni permitirá» que su territorio sea usado para la «organización de actos terroristas» y aseguro que cumplió «estrictamente su papel como garante y sede alternativa de la Mesa de Diálogos de Colombia entre el Gobierno y el ELN», según afirmó a través de Twitter el canciller Bruno Rodríguez.

«Con la moral de haber sido víctima del terrorismo de Estado por décadas y de una ejecutoria intachable, condenamos el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, sean cuales fueren sus motivaciones», agregó el jefe de la diplomacia cubana.

Ante el pedido concreto de captura de los guerrilleros, el Gobierno de la isla caribeña sostuvo que actuará «en estricto respeto a los Protocolos del Diálogo de Paz firmados entre el Gobierno y el ELN, incluido el Protocolo en Caso de Ruptura de la Negociación».