Quiebre diplomático: Cuba retira sus médicos de Brasil

Luego de que el ultraderechista y presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, cuestionara la participación de los médicos cubanos en el programa Más Médicos, el gobierno de la isla decidió retirar a sus 6.000 profesionales que desde 2013 atendieron a 113,5 millones de brasileños. Desde Cuba, criticaron que Bolsonaro haya cambiado las condiciones del programa por unas “inaceptables” que cuestionan “la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos”.

“El ministerio de Salud Pública de Cuba ha tomado la decisión de no continuar participando en el Programa Más Médicos y así lo ha comunicado a la Directora de la Organización Panamericana de la Salud y a los líderes políticos brasileños que fundaron y defendieron esta iniciativa”, señala el comunicado oficial que difundieron desde la isla.

Durante su campaña electoral, el capitán retirado anunció que suspendería ese programa con la OPS y Cuba, y que su gobierno contrataría individualmente a los médicos que quisieran permanecer en Brasil.

Por su parte, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, de gira internacional, destacó en un tuit que con “dignidad, profunda sensibilidad, profesionalidad, entrega y altruismo”, los “colaboradores cubanos han prestado un valioso servicio al pueblo de Brasil”. “Actitudes con tal dimensión humana deben ser respetadas y defendidas”, escribió.

Desde Cuba, criticaron que Bolsonaro haya cambiado las condiciones del programa por unas “inaceptables” y que cuestionan “la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos”. También consideraron que las declaraciones de Bolsonaro tienen “referencias directas, despectivas y amenazantes a la presencia de nuestros médicos” en Brasil.

El Programa Más Médicos está en marcha desde agosto de 2013 y desde entonces cerca de 20.000 médicos cubanos atendieron a 113,5 millones de brasileños.

Unos 6.000 médicos cubanos saldrían de Brasil entre el 24 de noviembre al 24 de diciembre. Los 2.000 restantes se quedarían apoyados en relaciones sentimentales o familares con brasileños, que les permitiría tener un permiso de residencia, dijo una fuente diplomática brasileña.

“Hemos condicionado la continuidad del programa Más Médicos a la aplicación de un test de capacidad, al (pago del) salario integral a los profesionales cubanos -la mayor parte del cual se destina actualmente a la dictadura- y a la libertad para que traigan a sus familias. Desgraciadamente, Cuba no aceptó”, había dicho Bolsonaro sobre el programa.

Actualmente médicos y paramédicos cubanos trabajan en 67 países, una práctica que comenzó desde los primeros años de la revolución de Fidel Castro en 1959 y que ha sido calificada como “diplomacia de batas blancas”.

Esos servicios representan actualmente la principal fuente de ingresos del país con unos 11.000 millones de dólares anuales, aunque en muchos casos se mantiene la cooperación gratuita, como en Haití.

La prensa cubana anunció esta semana el envío de otros 500 médicos a Venezuela, donde trabajan miles de profesionales de la salud isleños. Brigadas de médicos cubanos han cumplido “misiones” por desastres naturales o epidemias como el ébola, en países como Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú y Chile.

“En 55 años se han cumplido 600 mil misiones internacionalistas en 164 naciones, en las que han participado más de 400 mil trabajadores de la salud”, dijo el ministerio de Salud de Cuba, que enfatizó que “en la abrumadora mayoría de las misiones cumplidas los gastos han sido asumidos por el gobierno cubano”.