¿Qué está pasando en Colombia?: La génesis del conflicto que conmociona a la región

Las protestas populares contra la ya retirada reforma tributaria del Gobierno colombiano derivaron en la peor crisis política y social en el país de los últimos años, por fuera del conflicto armado. Al menos 24 personas murieron tras la represión policial que desató el presidente Iván Duque y denuncian que otras 87 personas están desaparecidas desde que comenzaron las manifestaciones. 

Las movilizaciones contra las políticas económicas y sociales de Duque comenzaron concretamente en noviembre de 2019, pero resurgieron con fuerza la semana pasada, después de un paréntesis de más de un año por la pandemia de covid-19 que empobreció a miles de familias colombianas. 

Los movimientos sociales y las comunidades indígenas también salieron a las calles para denunciar los recientes asesinatos a líderes sociales y las masacres que se replican en el país desde que Duque condenó al fracaso al acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Lo que empezó como una manifestación pacífica el 28 de abril en rechazo a la reforma fiscal se transformó en una de las mayores protestas contra el gobierno conservador desde que llegó al poder en 2018.

Los manifestantes reclaman, entre otras cosas, mejores condiciones en salud y educación, seguridad en las regiones golpeadas por el narcotráfico y cese del abuso policial contra los manifestantes.

Al analizar la represión de las fuerzas armadas y la militarización en las calles de los últimos días no hay que perder de vista que el presidente colombiano no dudó en ejercer la fuerza policial contra estudiantes desde el comienzo de su gestión . Tampoco, que Duque llegó a la Presidencia bajo el ala del cuestionado expresidente Álvaro Uribe, quien está en la mira por las ejecuciones extrajudiciales cometidas durante el conflicto armado colombiano.

27 de abril

La reforma tributaria: el detonante

El presidente colombiano presenta una reforma tributaria. Entre las propuestas que causan mayor descontento están gravar los servicios básicos en zonas de clase media-alta, los funerales y crear un impuesto sobre la renta a las personas que ganen más de 656 dólares mensuales, en un país donde el salario mínimo es de 248 dólares.

Centrales obreras, profesores, organizaciones civiles y comunidades indígenas rechazan el proyecto por considerar que castiga a la clase media y es inoportuno en plena crisis desatada por la pandemia. 

28 de abril

El Comité Nacional de Paro convoca una masiva movilización  contra la propuesta

“El Gobierno nacional ha tenido la posibilidad de atender y resolver los reclamos de las grandes movilizaciones realizadas desde el 21 de noviembre de 2019 y de los acuerdos incumplidos con el pueblo y sus organizaciones, pero nunca se dispuso a instalar una mesa de negociación y concertación”, denuncian.

30 de abril

Duque militariza Cali

Unos 3.000 uniformados son desplegados en la ciudad colombiana. El ministro de Defensa, Diego Molano, asegura que por entonces ya 30 personas habían sido detenidas.

Molano anuncia la llegada de más de 700 soldados, 500 hombres de la fuerza antidisturbios (Esmad), 1.800 policías, dos helicópteros y 60 motos. “No vamos a descansar hasta que Cali duerma tranquila”, promete. 

Molano denuncia además que los desmanes fueron orquestados por “organizaciones criminales”, entre las que se encuentran disidencias que no se acogieron al pacto de paz firmado con la guerrilla FARC en 2016.

El presidente dice que va a modificar la reforma tributaria

Ese mismo día, en medio de la represión, el presidente anuncia que va a revisar el controvertido proyecto.

“He dado una instrucción muy clara al ministerio de Hacienda para que (…) construya un nuevo texto con el Congreso que recoja el consenso y que permita también nutrirse de propuestas valiosas de los partidos, el sector privado y la sociedad civil”, promete. 

Asegura que la nueva propuesta descarta el aumento del impuesto al IVA para servicios y bienes, así como la ampliación de la base de contribuyentes con impuesto de renta. 

1 de mayo

Cuarto día de protestas

El anuncio de Duque no calma las manifestaciones convocadas por el Comité Nacional de Paro, que ahora suman entre sus reclamos las denuncias de múltiples abusos cometidos por la fuerza pública.

Por entonces, diputados de la oposición denunciaron que registraron al menos seis homicidios y afirmaron tener información sobre 105 personas heridas en las manifestaciones.

Además de la capital, las protestas se hicieron sentir con fuerza en Cali (suroeste) y Medellín (noroeste), así como en Barranquilla, Cartagena (norte) y ciudades intermedias.

Duque refuerza la militarización

Ese mismo día, Duque anuncia el despliegue de fuerzas armadas. Dice que acudirá a la figura de “asistencia militar” para combatir a quienes “por la vía de la violencia, el vandalismo y el terrorismo pretenden amedrentar a la sociedad y creen que por ese mecanismo doblegarán a las instituciones”.

3 de mayo

Contabilizan al menos 17 muertes

Para entonces, según la Defensoría del Pueblo, ya habían muerto al menos 17 personas y unas 800 personas habían resultado heridas durante las manifestaciones. 

Por su parte, la ONG Temblores, que documenta violencia policial, informa que desde el 28 de abril hasta esa fecha contabilizó “26 personas víctimas de violencia homicida por parte de la Policía”.

Además reporta “142 víctimas violencia física”, 761 detenciones arbitrarias, 17 víctimas de “agresión en sus ojos”, nueve víctimas de violencia sexual y “56 denuncias por desapariciones en el contexto de la movilización”.

Renuncia el ministro Carrasquilla

Mientras las protestas continuaban y se replicaban más denuncias por la represión, renuncia el ministro de Hacienda de Colombia, Alberto Carrasquilla. 

4 de mayo 

La Defensoría del Pueblo devela que al menos 89 personas fueron denunciadas como desaparecidas

Al menos 35 de ellas desaparecieron en Cali, capital del departamento del Valle del Cauca, epicentro de las protestas, y la vecina Palmira, región del suroeste donde también se registró la mayor cantidad de muertos durante las protestas.

También hay desaparecidos en Bogotá, Barranquilla y Medellín, y en el departamento del Quindío, situado en la zona cafetera del centro del país.

La Policía es objeto de serias acusaciones que incluyen ataques sexuales, violencia física y detenciones arbitrarias, además de ser señalada por la muerte de muchos manifestantes, en su mayoría jóvenes.

5 de mayo

Llega la condena internacional

La ONU y la Unión Europea (UE) condenan el uso “desproporcionado” de la fuerza en las protestas. Amnistía Internacional también denuncia la respuesta militarizada y la represión policial de las manifestaciones tras publicar evidencia del uso excesivo e innecesario de la fuerza por parte de los efectivos policiales.

La Fiscalía admite por primera vez las muertes

La Fiscalía General devela que las protestas dejan en el país al menos 24 muertos en una semana. Aseguran que en 11 de los casos la Policía es la presunta responsable de las muertes. Según el informe, los demás casos corresponden a víctimas de particulares y agresores desconocidos, mientras que una persona murió de causa natural presuntamente por una enfermedad cardíaca.

Según la ONG Temblores son 37 las personas fallecidas en los últimos ocho días. Miles de personas vuelven a marchar.

Duque convoca la mesa de diálogo “Encuentro para avanzar en una agenda sobre lo fundamental”

Duque, por su parte, da inicio a diálogos con distintos sectores políticos, económicos y sociales, pero sin invitar a líderes de los manifestantes ni de la oposición.