El colonialismo en Puerto Rico

Puerto Rico 

Con su colonialismo, Estados Unidos causó estragos en la economía y la sociedad de los puertorriqueños. Los independentistas luchan para que se desarrolle un Proyecto de País que motive al pueblo al cambio. En el ámbito económico, buscan rescatar la productividad del pueblo para revertir la situación actual de desempleo; con una revolución en la educación que acompañe. 

Foto: AporreaHéctor L Pesquera *- Correo del Orinoco (Venezuela) 

El colonialismo tiene formas diversas e intereses variados, pero el objetivo es el mismo: obtener del país colonizado todo el beneficio económico, militar y político posible y hacer creer a los colonizados que los explotadores son indispensables para su supervivencia.

Desde la invasión de 1898, Estados Unidos ha estado golpeando a Puerto Rico.

La primera acción de los invasores fue tronchar las aspiraciones libertarias que comenzaban con la recién aprobada Carta Autonómica. A nivel económico, devaluaron la moneda nacional en un 60%, lo que llevó a miles de boricuas a la ruina. Convirtieron la Isla en un sembradío de caña de azúcar y a su vez sembraron bases militares a vuelta redonda.

En el 1898 la participación de la fuerza laboral de los puertorriqueños en nuestra economía era del 85%. Hoy día es de menos del 40%. Aquellos vientos trajeron estas tempestades. El país se encuentra en caída libre. Debemos desarrollar un Proyecto de País que motive al pueblo al cambio para redefinir nuestras aspiraciones.

«En cuanto al desarrollo económico los independentistas tenemos mucho que aportar para defendernos del “golpe” de los invasores. Se trata de rescatar la productividad de nuestro pueblo y revertir la situación actual, en la que solo cuatro de cada 10 personas trabajan»

Hay que empezar por la educación. La deserción escolar ronda el 40%. El Proyecto de País que propulsamos requiere de una revolución en el sistema educativo. Convertir la escuela en un aliado del estudiante, en un instrumento de su desarrollo y de convivencia es el reto.

La salud pública es un desastre. Es imprescindible establecer la salud como un derecho humano fundamental y organizar un Sistema Universal de Salud en el que todos tengamos acceso a los mismos servicios.

En cuanto al desarrollo económico los independentistas tenemos mucho que aportar para defendernos del “golpe” de los invasores. Se trata de rescatar la productividad de nuestro pueblo y revertir la situación actual, en la que solo cuatro de cada 10 personas trabajan.

Difundir, de otra parte, las ventajas económicas que traería ser miembro pleno de la Celac, de PetroCaribe y la integración de nuestra economía a la de Nuestramérica, es una tarea impostergable del movimiento independentista. Esa es nuestra propuesta para neutralizar “el golpe” que nos ha propinado el colonialismo.

 

*Copresidente MINH-PR

 

Leer el artículo aquí