Puerto Rico tembló por un terremoto de 6,4 grados

Decenas de viviendas y edificios se derrumbaron por un sismo de 6.4 grados que sacudió la costa sur de Puerto Rico. A diferencia los últimos, se vivieron escenas de pánico por la noche por un corte de luz generalizado y una persona falleció por la caída de una pared en su vivienda. La gobernadora Wanda Vázquez anunció la suspensión de la actividad laboral, en tanto que representantes del Congreso reclamaron a Donald Trump que se expida con una declaración de desastre para disponer de mayores recursos federales.

Usuarios de las redes sociales describieron la fuerza del terremoto, que ocurrió en medio de la noche. «Todo el mundo está despierto y aterrado», escribía una habitante de Puerto Rico en Twitter. Las personas, que temen nuevos temblores y carecen de luz en sus casas, improvisaron campamentos en las calles donde tratan de ayudarse unos a otros.

En la que fue la primera vez que se dirigió al país de forma oficial tras el temblor, registrado cerca de las 4.30 de la madrugada hora local, Vázquez dedicó buena parte de la conferencia a mandar un mensaje de tranquilidad a la población, muy inquieta, en especial en el suroeste, donde desde el pasado 28 de diciembre se vienen sintiendo temblores que culminaron hoy con el potente sismo.

El sismo de magnitud 6,4 se registró a 13,6 kilómetros al sur de la ciudad de Ponce, de acuerdo al instituto geológico de Estados Unidos (USGS), que registró una medición inicial de 6,6. Precisamente en Ponce fue donde se registró la primera víctima, un residente de 73 años que murió tras la caída de una pared en su vivienda.

Apenas 10 minutos después, una réplica de magnitud 5,6 se produjo a unos 8 km frente a la costa suroeste del país, cerca de Tallaboa, y otra de magnitud 5,8 se registró luego a más de 1,5 kilómetros al sur de esa localidad.

El terremoto tuvo varias réplicas que dificultaron las tareas de recuperación, en especial de restablecimiento del servicio eléctrico, que colapsó en su totalidad de sur a norte.

Los daños

De acuerdo al primer balance, la isla resultó afectada en especial en su área suroeste, donde decenas de viviendas colapsaron parcialmente, en especial las que se elevan sobre finas columnas, un tipo de construcción común en algunas partes de Puerto Rico.

Respecto a daños materiales, no se dieron datos concretos por no disponerse todavía de esa información, aunque desde los municipios del suroeste ya se detalló que hay decenas de viviendas que colapsaron y edificios dañados, incluidas escuelas e iglesias, entre otros.

«Tenemos los recursos identificados» para hacer frente al evento dijo Vázquez, quien avanzó que según la información disponible durante los próximos días seguirán sintiéndose temblores.

El pedido a Trump

Por otro lado, un grupo de congresistas enviaron una carta dirigida al presidente Trump, para que ratifique la solicitud del Ejecutivo local de declaración de desastre para la isla.

«Querido señor presidente, durante las últimas semanas Puerto Rico ha sufrido una serie de intensos temblores de tierra que alcanzaron su punto máximo ayer y temprano esta mañana con un terremoto que causó víctimas y daños significativos a las estructuras en la región sur de la isla», subrayaron al reclamar los recursos.

La carta subraya que los municipios afectados no cuentan con el dinero necesario para hacer frente a la situación y que las agencias puertorriqueñas tienen límites por estar supeditadas a una entidad federal de control.

Más temprano, Vázquez había asegurado que estaba en diálogo constante con el gobierno estadounidense y había agradecido su apoyo.