Pueblos indígenas de Brasil denuncian que la muerte de Phillips y Pereira es un crimen político

La Unión de los Pueblos Indígenas del Valle do Javarí (Univaja), en el extremo oeste amazónico de Brasil, calificó de “crimen político” el asesinato del periodista inglés Dom Phillips y el experto indigenista brasileño Bruno Pereira porque fueron ultimados por su activismo para garantizar el bienestar de las comunidades originarias.

La entidad acusó a las autoridades brasileñas del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro y al Ministerio Público federal de no haber tomado medidas a tiempo cuando fueron hechas denuncias de amenazas de muerte de parte de quienes invaden el territorio indígena para realizar actividades económicas extractivas prohibidas por la Constitución.

“El asesinato de Pereira y Phillips constituye un crimen político, porque ambos eran defensores de los derechos humanos y murieron desempeñando actividades en beneficio de nosotros por nuestro derecho al bienestar, el derecho al territorio y a los recursos naturales que son nuestro alimento y garantía de vida, no apenas de nosotros, sino de nuestros parientes indígenas que viven aislados en la selva”, dice un comunicado.

Pereira y Phillips desaparecieron el 5 de junio en la Amazonia. El Gobierno de Brasil informó ayer que sus restos habían sido hallados en la región donde se los buscaba, y medios brasileños dijeron que dos hermanos detenidos por el crimen confesaron haberlos matado por diferencias respecto de la pesca ilegal.

“Enviamos oficios denunciando que se había formado una gavilla de pescadores y cazadores profesionales vinculados al narcotráfico, y no se tomaron medidas con la rapidez necesaria para evitar la muerte de Dom y Bruno”, dice un comunicado de la entidad, que agrupa a seis pueblos indígenas.

La entidad acusa al Ministerio Público Federal del estado de Amazonas y a los órganos dependientes del Gobierno nacional como la Policía Federal y la Fundación del Indio (Funai).

Desde el inicio del Gobierno de Bolsonaro, la Funai fue reducida y sus coordinadores expertos indigenistas cambiados por militares o policías, a tal punto que Bruno Pereira fue destituido del cargo de coordinador para la protección de los pueblos aislados del amazonas por orden del presidente, una medida ejecutada en 2019 por el entonces ministro de Justicia Sergio Moro.