Prohíben las “terapias de conversión sexual” en México

En un gran paso hacia el respeto de los derechos de la comunidad LGBT+, México prohibió finalmente las “terapias de conversión”, práctica con la que se pretendía “corregir” la orientación sexual, la identidad y la expresión de género de quienes no se identificaran como heterosexuales. Mediante una modificación al Código Penal, a partir de ahora estas “terapias” serán consideradas “delitos contra el libre desarrollo de la personalidad y la identidad sexual”. 

La medida fue sancionada el pasado 20 de octubre, por el Congreso del Estado para terminar con los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIG). 

Organizaciones sociales venían luchando contra estas terapias desde 2018, cuando presentaron por primera vez una petición ante  la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM). Fue gracias a la diputada Beatriz García Villegas, que la norma consiguió dictamen el 23 de septiembre.

La medida aprobada establece que la persona que someta u obligue a otra ante estas prácticas se le impondrá de uno a tres años de prisión. Además, cuando se atente contra personas menores de edad, personas con discapacidad, adultos mayores o privadas de su libertad las penas podrán aumentar hasta seis años.

“Esta prohibición es saldar una deuda con las víctimas y sobrevivientes de ECOSIG’s porque lamentablemente seguimos sabiendo de personas LGBT que se suicidan por la no aceptación de sus círculos más cercanos”, dijo a la Agencia Presentes Ricardo Torres, presidente de la asociación Fuera del Clóset.

Para el activista, la penalización de este tipo de prácticas es el primer paso para seguir trabajando en el sistema de salud. “Con la prohibición no solo buscamos la penalización sino también trabajar en otras áreas como en la salud pública, en educación sexual integral y dejar en claro que las niñas, niños y adolescentes tienen la facultad de sentirse libres”, agregó.

“Reconocemos la voluntad política del Congreso en este sentido pero todavía falta mucho por alcanzar exigencias históricas por las que hemos luchado por más de 16 años en el Estado de México”, sostuvo por último el activista.