Primera consulta popular por la nueva Constitución chilena: el resultado no es vinculante

La Asociación Chilena de Municipalidades convocó este lunes a las urnas a 13 millones de ciudadanos, en más de 220 comunas, para opinar en una consulta no vinculante sobre el proceso para reformar la Constitución, al que se llegó luego de las manifestaciones masivas contra el gobierno de Sebastián Piñera.

Cada una de las comunas organizó su propia consulta. Como no se trata de un proceso electoral formal, el Estado no se ocupa de la votación y el escrutinio, sino que este último estará a cargo de la Universidad de Santiago de Chile.

Fuentes de la asociación nacional explicaron que la votación estaba abierta a todos los mayores de 14 años, lo que significó un padrón de 13 millones de chilenos (de un total de 18 millones que tiene el país).

«El objetivo fue poder preguntarle directamente a la gente cuáles son los temas de interés público que hoy día están en la agenda y con eso tener un resultado, que si bien no es vinculante legalmente sea vinculante desde el punto de vista ético y político», explicaron desde la organización.

La consulta contó con tres preguntas: 

1. Si desea una nueva Constitución y con qué mecanismo se debería crear una: una convención mixta constitucional formada por ciudadanos y parlamentarios o una convención constitucional, formada solo por ciudadanos. 

2. Cuáles son las tres demandas sociales más importantes. 

3. Su opinión sobre temas locales de cada comuna.

«Hay que entender esta consulta en el contexto en que se dio: surge en el momento más álgido de las manifestaciones, es una respuesta a eso, cuando todavía no había acuerdo por la nueva Constitución y las Municipalidades se organizaron para tratar de dar una respuesta», explicó Carolina Garrido, coordinadora ejecutiva del Observatorio de Gobierno e Innovación Pública de la Universidad Diego Portales.