Postergan otra vez las elecciones en Bolivia: Evo Morales denuncia “nuevo golpe” y los movimientos sociales dan ultimátum al TSE

A dos meses de las elecciones presidenciales y mientras el candidato del MAS, Luis Arce, lidera las encuestas, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia ordenó la postergación de la votación para el 18 de octubre. El argumento en que se basó esta decisión, de a acuerdo a las autoridades, fue la prevención ante la pandemia del coronavirus. Los movimientos sociales rechazaron la medida y le dieron un plazo de 72 hs al TSE para retractarse antes de iniciar movilizaciones, en tanto que Evo Morales, desde Argentina, advirtió que se trata de un “nuevo golpe para la democracia”. 

Este es el segundo aplazamiento que sufren los comicios, que originalmente estaban convocados para el 3 de mayo, por la situación de emergencia sanitaria ante el coronavirus. El TSE aseguró que tiene informes médicos que señalan que la pandemia tendrá sus picos más altos a finales de agosto y principios de septiembre, cuando estaban previstas las elecciones. 

El presidente del tribunal, Salvador Romero, comunicó a los medios en La Paz que el nuevo aplazamiento fue acordado por este órgano con base en “consideraciones de orden científico, legal y sociopolítico”. El objetivo es que el proceso electoral “considere los parámetros científicos y cuente con suficientes medidas de seguridad de salud”, explicó.

La decisión se da luego de que se dieran a conocer encuestas que anticipan una potencial victoria de Arce. El delfín de Morales lidera las intenciones de voto, seguido del expresidente centrista Carlos Mesa. Detrás está la autoproclamada presidenta interina derechista, Jeanine Áñez, y hay además otros cinco candidatos minoritarios.

La candidata por Juntos, Jeanine Áñez, aclaró rápidamente en Twitter que cumplirá lo que disponga el ente electoral “cualquiera sea esa fecha” de la elección.

Los comicios para elegir presidente, vicepresidente, diputados y senadores están pendientes en Bolivia desde que se anularon los de octubre del año pasado, en los que Evo Morales había sido declarado vencedor para un cuarto mandato seguido, entre denuncias de fraude a su favor que están bajo investigación judicial y que siempre ha rechazado el ahora expresidente.

Los movimientos sociales, en alerta

La Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba leyó un comunicado en las redes sociales para exigir que en las próximas 72 horas el TSE se retracte de la decisión. “En caso de no cumplir con lo que manden las leyes y el respeto al pueblo boliviano,  iniciaremos movilizaciones indefinidas en todo el territorio nacional”, aseguraron. 

De acuerdo a los movimientos sociales, la Asamblea Legislativa boliviana debe someter a consideración la nueva fecha propuesta y, en su caso, aprobar una nueva ley de prórroga de los comicios.

La Coordinadora Popular por la Defensa de la Democracia y la Vida, de Cochabamba, también publicó en sus redes sociales un pronunciamiento en el cual expresa su rechazo a la postergación de las elecciones.

“Todas estas maniobras, incluida la de buscar inhabilitar al MAS y a Lucho Arce, corresponden a la desesperada lucha de Añez y su séquito por prorrogarse en el poder ya que no cuenta con el apoyo electoral de casi nadie “, advirtieron. 

La reacción de Evo Morales: “Es un nuevo golpe contra la democracia”

“El gobierno de facto quiere ganar más tiempo para continuar con la persecución contra dirigentes sociales y contra candidatos del MAS-IPSP. Esa es otra forma de proscripción. Por eso no quiere elecciones el 6 de septiembre”, denunció Morales en la red social Twitter.

Morales advirtió que el cambio de fecha representa “un nuevo golpe contra la democracia. El pueblo ha soportado con mucha paciencia dos postergaciones. El objetivo es prorrogar al gobierno de facto”.

El exmandatario agregó que “las leyes 1297 y 1304 determinan los plazos para que las elecciones se realicen. El único Órgano del Estado que puede modificar ese plazo es la Asamblea Legislativa Plurinacional. Cualquier decisión unilateral es inconstitucional”, cerró.

La respuesta del resto de los partidos 

Carlos Mesa por su parte publicó un video en redes sociales en el que manifestó “su pleno respaldo” a la postura del organismo electoral, considerando la importancia de la lucha contra el nuevo coronavirus.

No fue la misma la postura del candidato por Creemos y exdirigente cívico Luis Fernando Camacho, que comparó a Romero con un “niño caprichoso” y pidió que los comicios se celebren cuando la situación “no sea sinónimo de contagio y muerte”.

En tanto El expresidente Jorge “Tuto” Quiroga apoyó la postergación de los comicios, como una muestra de que “triunfó la vida sobre el capricho de algunos”.