“Por un Chile justo”, masiva marcha contra las políticas de Piñera

En el marco del paro nacional activo de la central obrera, miles de trabajadores marcharon hoy por las calles de Santiago y otras ciudades del país en rechazo a la ola de despidos en el Estado y contra el paquete de reformas que impulsa el gobierno de Sebastián Piñera. La masiva movilización “por un Chile justo” fue convocada por la Central Unitaria de Trabajadores ante la falta de respuestas del mandatario a los sindicatos y contra la reforma previsional que el oficialismo ingresó hace dos días en el Congreso.

Unas 30.000 personas, según los organizadores, y unas 10.000, de acuerdo con datos de la Policía, desfilaron pacíficamente por la Alameda Bernardo O’Higgins, la principal avenida de Santiago, para manifestar su malestar “por la incapacidad del Gobierno de construir acuerdos con los trabajadores”. Los trabajadores exigieron cambios en las políticas públicas de Piñera y denunciaron prácticas antisindicales en varias oficinas públicas.

La convocatoria contó con la adhesión de una veintena de organizaciones sociales, laborales y partidos políticos de izquierda e incluyó manifestaciones en una veintena de ciudades de todo el país y cacerolazos al atardecer en plazas, parques y otros espacios públicos.

“Estamos movilizados en lo que hemos denominado el primer paro nacional activo, con miras a seguir en un proceso de movilización ascendente hasta llegar a una huelga general de ser necesario si no somos escuchados”, resaltó Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT, la principal organización sindical de Chile.

El desempleo, que en el trimestre julio-septiembre se ubicó en 7,1% de la población económicamente activa, y el estancamiento de los salarios formaron también parte de la extensa lista de problemas detectados por los sindicatos. Asimismo, se reiteró el rechazo de los gremios a la reforma de pensiones enviada recientemente al Congreso por Piñera por considerarla una extensión del actual sistema previsional.

La reforma que debate el Congreso introduce un aporte de 4% al empleador, hasta ahora incluido de la fórmula recaudadora, pero mantiene a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) liderando el manejo de los fondos. El temor de los trabajadores es que esto genere rebajas en sus salarios.

“En Chile hay más cesantes, en Chile hay gente despedida, en Chile hay menos fábricas y además nos encontramos con una agenda antisindical y proempresarial que es evidente”, precisó Nolberto Díaz, secretario general de la CUT . “En materia previsional, el presidente lo que propone es más AFP (sistema privado de pensiones) y lo que los chilenos queremos es no más AFP, pero el Gobierno insiste en consolidar el modelo aumentando las edades para jubilar y aumentando las cotizaciones”, añadió.

Acusó además al Gobierno  de querer “cuestionar el derecho a huelga ampliando el reemplazo” y afirmó que la reforma tributaria propuesta por el Ejecutivo “busca proteger a los súper ricos, bajarles los impuestos y mantener los tributos a la clase media”.

Por otro lado, la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) condenó los recortes que el Gobierno pretende insertar en la ley de Presupuesto para 2019, que según su presidente, Carlos Insunza, “no solo afectan a los trabajadores, sino al funcionamiento de las instituciones”.

Según la ANEF, numerosos funcionarios públicos han sido despedidos en diversos ministerios desde el pasado marzo, cuando se inicio el segundo mandato del conservador Sebastián Piñera, al que acusaron de manejar una agenda a favor de los empresarios y antisindical.