“Pondrá en riesgo a personas vulnerables”, la ONU condenó la nueva política antiinmigrantes de Trump

La agencia para los refugiados de Naciones Unidas (Acnur) expresó su “profunda preocupación” sobre la reciente decisión del presidente estadounidense Donald Trump de bloquear el asilo a los inmigrantes con nuevas restricciones. Para el organismo, se trata de «una medida muy dura y no es el mejor camino a seguir”, en tanto “recorta drásticamente los derechos básicos y libertades” de los solicitantes.

“Pondrá a familias vulnerables en situación de riesgo y minará los esfuerzos que están realizando los países en toda la región para la puesta en marcha de respuestas colectivas y coherentes que tanto se necesitan”, puntualizó la Acnur, en respuesta a la política de Trump de impedir el asilo político de inmigrantes en territorio norteamericano y no en un «tercer país seguro».

La vocera de la Acnur, Liz Throssell, reforzó aún más la postura de la ONU frente a la política de tolerancia cero de Trump. «Creemos que esta medida recorta excesivamente el derecho a pedir asilo, amenaza el derecho a no sufrir un retorno forzado y pone de forma excesiva el peso de la prueba en los solicitantes«, subrayó.

La nueva norma del Departamento de Seguridad busca evitar que miles de centroamericanos sigan cruzando esa región y México para llegar a la frontera sur estadounidense. Los cruces alcanzaron su punto más alto durante mayo, cuando fueron detenidos 84 mil adultos y niños que viajaban en grupos familiares.

En medio de la controversia por la separación de niños y de las denuncias por las paupérrimas condiciones de los centros de detención de Estados Unidos, Trump hizo extensivo el nuevo requerimiento también a los menores de edad, que cruzan la frontera solos.

La consecuencia de la política anunciada será «poner en riesgo a las personas vulnerables que necesitan protección internacional y que huyen de sus países por razones que van desde la pobreza hasta la persecución», de acuerdo a la ACNUR.

“En los últimos años, un número creciente de personas ha estado saliendo de distintas zonas de Centroamérica por motivos que van desde carencias económicas extremas hasta la persecución. Muchas de ellas están huyendo de una terrible violencia por parte de pandillas brutales y están en necesidad de protección internacional”, ampliaron en el comunicado.

Acnur admite también que el sistema de asilo estadounidense está “bajo fuerte presión” y que los países de la región no pueden sustraerse a su responsabilidad de compartir la carga que genera esta crisis migratoria. Con esta perspectiva lanzó hace tres semanas un llamamiento a los países latinoamericanos para que se reúnan con carácter de urgencia y acuerden una respuesta que sea coordinada y coherente.