Piñera vuelve a la carga: anunció que vetará el indulto para los detenidos por el estallido social

Días antes de que comiencen las fiestas de fin de año, el presidente chileno Sebastián Piñera rechazó un proyecto de ley para indultar a las cientas de personas que están en prisión preventiva por el estallido social de octubre de 2019. La oposición salió al cruce del mandatario, quien luego ratificó su decisión de vetar la iniciativa, esperada por buena parte de la población. En las calles y en las redes sociales vuelve a cobrar fuerza la consigna #Piñerarenunciáya. Este viernes, los chilenos convocaron a una nueva movilización hacia el Palacio de la Moneda para visibilizar su reclamo.

El proyecto, presentado la semana pasada por un grupo de parlamentarios opositores y que será tratado esta semana en la Cámara alta, es un “mal proyecto” porque “atenta contra el orden público, la seguridad ciudadana, la democracia y el Estado de derecho”, según Piñera. Algunos de los presos a los que alcanzaría la iniciativa llevan más de un año detenidos sin haber sido aún sometidos a juicio.

La iniciativa tiene como objetivo otorgar un indulto general de manera excepcional a quienes fueron detenidos, acusados o encarcelados por haber cometido desórdenes públicos, robo o delitos a la propiedad privada, entre el 19 de octubre de 2019 y el 6 de diciembre de ese mismo año.

El indulto se fundamenta en la promoción y la defensa de los derechos humanos y la búsqueda urgente de “una solución política” más de un año después de que se iniciara el estallido. La iniciativa se presentó en el marco de un nuevo resurgimiento de las protestas en el centro de Santiago,  pidiendo la renuncia de Piñera y la libertad de quienes se consideran “presos políticos”. 

Los parlamentarios reconocen en la iniciativa que los actos por los que se detuvo a un gran número de personas en 2019 son punibles en la legislación chilena, pero aseguran que los delitos se cometieron en el marco de “una respuesta estatal desproporcionada, seguida de detenciones masivas y la apertura de múltiples procesos penales”.

“Nuestro Gobierno manifiesta su total desacuerdo y oposición con el proyecto de indulto general y anticipa que, en caso de que el proyecto avance y de ser necesario, va a utilizar su facultad de veto para impedir su aprobación”, retrucó por su parte el mandatario conservador.

El presidente negó la existencia de “presos políticos” en Chile e indicó que los detenidos están en esa situación “ por decisión de los tribunales de justicia, del Poder Judicial, que es un poder autónomo e independiente y no por decisión del Gobierno”. 

De acuerdo a datos del Ministerio Público, entre el 19 de octubre de 2019 (el día después del estallido de las protestas sociales) y el 6 de diciembre fueron detenidas 28.210 personas, de las cuales 5.084 fueron “formalizados”. De ellos, 648 se encuentran aún bajo prisión preventiva y 725 fueron condenados por robo, desórdenes o daños a la propiedad privada.  Además, hay más de 4.600 causas abiertas contra las fuerzas de seguridad por supuestas violaciones a los derechos humanos en la dispersión de las marchas, pero sólo 75 agentes fueron imputados. 

La reacción contra Piñera 

El senador Juan Ignacio Latorre, uno de los promotores del proyecto, consideró que los dichos de Piñera no son “nada nuevo”, teniendo en cuenta que “’Él se ha acostumbrado a ser más bien parte del problema y no de la solución”. “Nos tiene acostumbrados al Congreso con amenazas de veto y de recurrir al Tribunal Constitucional”, remarcó. 

Agregó que el gobierno debe involucrarse en “buscar una salida política a los presos de la revuelta. No puede ser que se naturalice el uso político del derecho penal, (…) abusando de la prisión preventiva en caso de determinados colectivos como son los jóvenes que se movilizan por protestas sociales”.

Para la diputada comunista Marisela Santibañez, el anuncio de veto del mandatario ”demuestra la desconexión total y la falta de empatía de su Gobierno con la ciudadanía. Su actuar genera conflicto con el Congreso y con las familias de víctimas del Estallido Social que aún esperan Justicia”.

Maite Orsini, diputada de Revolución Democrática, consideró contradictorio que Piñera haya indultado a presos condenados por crímenes de lesa humanidad pero se niegue a que el Congreso discuta un proyecto de indulto general porque a él no le gusta.