“Piñera se está burlando en nuestras caras”, Las Tesis pidieron la renuncia de la sobrina-nieta de Pinochet

El presidente chileno Sebastián Piñera generó una ola de críticas al designar como nueva ministra de la Mujer y Equidad de Género a Macarena Santelices, sobrina-nieta del dictador Augusto Pinochet. El colectivo feminista Las Tesis ya pidió la renuncia de Santelices, a quien acusan de no tener experiencia en la lucha contra la violencia machista y en la defensa de los derechos de la mujer.

“Decir que es ofensivo es poco, decir que es una bofetada en la cara de todas y todes es insuficiente. Esperamos que sea destituida lo antes posible”, afirmó el grupo. El colectivo cuestiona que un ministerio, que “ se supone vela por la equidad de género” tenga como representante máxima a “una mujer que es de extrema derecha, altamente conservadora y que ha demostrado públicamente su apoyo a la dictadura cívico militar de nuestro país”. 

Santelices es militante y exdirigente del ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI) -partido fundado para apoyar la candidatura de Pinochet en el plebiscito de 1988 y uno de los cuatro partidos que actualmente conforman la coalición gubernamental-. Además, la flamante ministra trabajó como periodista en distintas cadenas de televisión y fue alcaldesa entre 2012 y 2019 de la ciudad de Olmué, al norte de Santiago.

“El presidente chileno, Sebastián Piñera, se está burlando en nuestras caras y es inaceptable, es negacionismo y es una falta gravísima a la memoria en nuestro país”, agregaron desde el grupo, integrado por las artistas Dafne Valdés, Sibila Sotomayor, Paula Cometa y Lea Cáceres

“En nuestro colectivo hay hijas de exiliados y torturados y es altamente ofensivo que una persona con esa postura sea ministra”, concluyó el colectivo, que se convirtió en un referente en la lucha feminista por su coreografía “Un violador en tu camino”, representada en decenas de países del mundo.

En esa misma línea, la Asamblea Feminista Plurinacional, que reúne a varias asociaciones en Chile, definió a su nombramiento como “una provocación para el movimiento feminista”. “Exigimos una ministra capacitada en la defensa de los derechos de las mujeres y las disidencias sexuales”, remarcaron. 

La jura de Santelices

Pero no sólo el movimiento feminista salió al cruce de la ministra. En las redes sociales, el nombramiento del gobierno fue también duramente criticado, bajo acusaciones de que la ministra es una reconocida defensora de la dictadura que dejó más de 3.000 muertos en Chile. Santelices reconoció más de una vez en entrevistas a los medios locales que si bien el régimen militar cometió violaciones a los derechos humanos también contribuyó al supuesto crecimiento económico del país.

“Quiero ser clara y tajante, porque jamás he avalado ni he justificado la violación a los derechos humanos. El tener una tendencia política no significa avalar hechos tan graves y que deben ser condenados no hoy, sino que siempre, como es la violación a los derechos humanos”, se defendió Santelices en su primer discurso tras asumir el cargo.

Su aclaración llegó luego de que se viralizara una declaración que dio en 2016 al diario El Mercurio de Valparaíso: “No podemos desconocer lo bueno del régimen militar”, había dicho. Durante la dictadura de Pinochet, cerca de 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como desaparecidos, y más de 40.000 personas fueron encarceladas y torturadas por causas políticas.

Su nombramiento hizo reflotar las polémicas declaraciones de la propia ministra en años anteriores, cuestionadas por organizaciones de derechos humanos. “No más inmigrantes”, había dicho también durante su gestión como alcaldesa de Olmue.

La nueva ministra enfatizó ahora, sin embargo, que su reto “tiene que ver con luchas por los derechos de la mujer, de la mujer trabajadora, indígena, de la mujer que está sufriendo en estos momentos la violencia de los agresores teniéndolos en su domicilio”, en referencia al aumento de denuncias de violencia doméstica en varios países durante la cuarentena.

La crisis en el Ministerio de la Mujer

Santalices llega al cargo en plena pandemia del coronavirus, que mantiene a gran parte de la población del país confinada y provocó un repunte de la violencia machista. La sobrina de Pnochet asume además casi dos meses después de la renuncia de su antecesora, Isabel Plá.

Plá abandonó el ministerio el 13 de marzo, apenas cinco días después de la masiva e histórica manifestación del 8M y luego de que las feministas y parte la oposición le acusaran de ser “cómplice” de los abusos sexuales cometidos por agentes durante la crisis social que comenzó en octubre y que es la más grave desde la dictadura, con una treintena de muertos y miles de heridos.

El autónomo Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) interpuso  más de mil denuncias contra las fuerzas de seguridad por violaciones a los derechos humanos, de las cuales 158 son por violencia sexual (desnudamientos, tocamientos y cuatro violaciones).