Piñera aprobó un polémico contrato multimillonario para la explotación de litio a 20 años

A dos meses de su salida, el gobierno de Sebastián Piñera adjudicó dos contratos por 121 millones de dólares para la explotación de 160.000 toneladas de litio a una firma china y otra local. La licitación, que se extenderá por 20 años, generó una ola de críticas entre los ambientalistas. El presidente electo, Gabriel Boric, anticipó que va a “revisar” la decisión.

La china BYD, uno de los fabricantes de vehículos eléctricos más grandes del mundo, y la chilena Servicios y Operaciones Mineras del Norte lograron por 61 y 60 millones de dólares, respectivamente, una cuota cada una de 80.000 toneladas de litio metálico comercializable (LME).

Una concesión de 20 años aprobada en unos pocos meses

Las compañías tendrán un plazo de 7 años para hacer la exploración geológica y desarrollar el proyecto, prorrogable por otros dos años, y luego 20 años para la producción.

“La entrada de ambas compañías (en el mercado local del litio) permitirá aumentar el dinamismo de la industria para que Chile recupere su posición en la escena mundial”, alegó en un comunicado el Ministerio de Minería.

El Gobierno de Chile explicó que antes de la etapa de explotación las empresas deberán obtener todos los permisos ambientales requeridos y deberán entregar información y conocer las inquietudes de las comunidades en donde se emplazarán las industrias. Sus promesas no convencieron a buena parte de la oposición. 

Qué dijo Boric

Boric, quien defiende por su parte la creación de una empresa nacional del litio, fue uno de los primeros en salir a repudiar la iniciativa. “Le habíamos dicho al gobierno que no se innovara en esta materia. Si ya tomaron la decisión ellos tienen la atribución para hacerlo, pero me parece que es una mala decisión y la vamos a revisar en su momento con nuestros colaboradores”, afirmó Boric.

La licitación ya había generado polémica en Chile por haberse realizado a meses de que termine el mandato de Piñera el 11 de marzo y a pesar de las solicitudes de Boric y de la oposición parlamentaria de paralizar y analizar la licitación, que tenía hasta el viernes 14 de enero para ser anunciada.

“Era una atribución exclusiva del gobierno de Chile en ejercicio y nos parece que es una mala noticia y me recuerda a esas ‘leyes de amarre’ que se hacían a última hora cuando un gobierno ya está dejando sus funciones”, señaló Boric tras conocer la noticia.

En lugar de estas licitaciones, Boric propuso en su programa de Gobierno crear una empresa nacional del litio y convertir el mineral en un recurso estratégico para el país.

Los asesores y miembros del equipo de Boric se reunieron en privado la semana pasada con el ministro de Minería, Juan Carlos Jobet, para que no avanzara en las negociaciones y deje desierta esta licitación, lo que finalmente no sucedió.

Una convulsionada sesión 

Apenas unas horas después de hacer publica la licitación, el ministro de Minería, Juan Carlos Jobet, acudió al Congreso donde estaba citado por la oposición a una sesión especial para analizar los términos de las concesiones.

En el Parlamento, los diputados opositores mostraron su enojo con la decisión del gobierno y abandonaron el recinto denunciando “una total falta de transparencia en el proceso”, según indicaron a través de un comunicado desde la Cámara de Diputados.

“Es un ninguneo a un poder del Estado que el Gobierno, una hora antes de esta sesión especial, donde estamos llamados justamente a debatir esta materia y tomar acuerdos relevantes para el país, haya adjudicado a dos empresas privadas la explotación del litio por (casi) 30 años. Es una falta de respeto a un poder del Estado”, señaló el diputado opositor del Partido por la Democracia, Raúl Soto.