Pidieron la renuncia al jefe del Tribunal Militar por presenciar una muerte por torturas en 1984

El Ministerio de Defensa de Uruguay le solicitó la renuncia al presidente del Supremo Tribunal Militar, Daniel Castellá, al trascender el hallazgo de un documento que señala que estuvo presente en el interrogatorio con torturas que provocó la muerte del médico Vladimir Roslik, en 1984.

En un comunicado, el ministro Javier García señaló que el pedido de renuncia se basa en la “notoria incompatibilidad entre el cargo de presidente del Supremo Tribunal Militar y la información a la que se accedió en la noche del lunes, en documentación que se halló en el archivo documental” de la cartera.

El comunicado explica que se trata de una sentencia de jurisdicción militar a la que accedió al preparar un pedido de acceso a la información, que había hecho el diario montevideano La Diaria.

En la decisión se explica que el general Castellá (entonces capitán) presenció el interrogatorio al doctor Roslilk, en abril de 1984, en el Batallón de Infantería número 9 de Fray Bentos.

Roslik fue acusado y detenido por participar en un supuesto complot contra el gobierno de la dictadura cívico-militar y de introducir armas desde la entonces Unión Soviética. Murió horas después de su detención.

El acta que firmó el médico de la unidad militar, Eduardo Sáis, indicó que Roslik murió por un paro cardíaco, sin violencia, pero los resultados de una autopsia que solicitó la familia mostraron que se trató de una “violenta muerte multicausal”.

Según el sitio de El País, el médico sufrió golpes que le hicieron ahogarse en su vómito, le desgarraron el hígado y le provocaron traumatismos.

Castellá fue jefe del Estado Mayor de la Defensa entre 2012 y 2014, y desde marzo de 2017 era presidente del Tribunal Militar.