Piden medidas urgentes para proteger a los niños de los “constantes episodios de contaminación” en Chile

La Defensoría de la Niñez de Chile, solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la aplicación de medidas cautelares en favor de más de 13.000 niños, niñas y adolescentes que viven en las comunas de Quintero y Puchuncaví, en la región de Valparaíso, por “constantes episodios de contaminación” y “vulneración de derechos humanos”.

“Dado que ya existe una sentencia de la Corte Suprema de 2019 al respecto, que aún no ha sido cumplida en su totalidad, con esta acción internacional buscamos que por fin el Estado de Chile despliegue todas las acciones necesarias para proteger y garantizar los derechos a la vida, la vida digna, la integridad personal, la salud, la educación, la vida familiar, vivir en un medioambiente libre de contaminación, de los niños, niñas y adolescentes de la zona”, explicó la defensora Patricia Muñoz a través de un comunicado.

Muñoz señaló que durante este último mes aproximadamente 400 niños, niñas y adolescentes fueron afectados por los episodios de intoxicación a causa de la actividad industrial de la zona. A raíz de las intoxicaciones se dispuso el cierre de centros educativos, por lo cual todos dejaron de asistir a clases. “Han debido restringir el ejercicio de sus derechos por las resoluciones administrativas que así lo han dispuesto”, añadió.

La Defensoría recordó que existe una sentencia de 2019 de la Corte Suprema de Justicia de Chile en las cual se declaró al Estado responsable del resguardo de la zona para evitar intoxicaciones. 

“El Estado no puede propender a un desarrollo económico abandonando su rol garante de los derechos constitucionales y así, su deber de protección a la población y la familia y promoción del bien común”, apuntó la Defensoría.  

De acuerdo al comunicado, en su momento el Estado ordenó 15 medidas que “no se han cumplido”; para reclamar su cumplimiento está en curso un pedido de apelación que la justicia aún no ha resuelto.

La Defensoría enfatizó que la solicitud de medidas cautelares ante la CIDH está fundada en la urgencia y gravedad de los hechos para “evitar daños irreparables a la vida e integridad personal de los niños, niñas y adolescentes”.