Pese a las críticas, prorrogan por cuarta vez el régimen de excepción en El Salvador

La Asamblea Legislativa de El Salvador prorrogó por cuarta vez el régimen de excepción a solicitud del Ejecutivo, que se extenderá por otros 30 días. La medida encarna la lucha contra las pandillas que está llevando el presidente Nayib Bukele y que es fuertemente cuestionada por organismos de derechos humanos. 

Desde el inicio de la medida el 27 de marzo, el gobierno detuvo a 46 mil personas en redadas policiales. En estos operativos se decomisaron 1.103 armas de fuego, según cifras divulgadas por el Ministerio de Justicia y Seguridad.

“Los resultados que estamos obteniendo como gabinete, con el apoyo de la población, Órgano Legislativo y Judicial, están a la vista”, aseguró el ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro.

La norma aprobada establece que se verán afectados los derechos a asociarse, a que una persona sea informada de las razones por las que es detenida, que la prisión por averiguación no puede exceder las 72 horas y que la correspondencia es inviolable.

Críticas

El régimen de excepción fue duramente cuestionado por organizaciones salvadoreñas e internacionales. Según medios locales, 63 personas murieron en los penales desde el anuncio de la medida.

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) de El Salvador, registró 1.931 denuncias de violaciones a los derechos humanos durante el régimen. Asimismo, la organización de derechos humanos Cristosal, Abraham Ábrego, aseguró que el 65% de las 808 denuncias que recibieron de capturas involucra a personas de las que se desconoce el paradero, por lo que podrían calificarse como casos de desapariciones forzadas.

Fin de semana sangriento

A mediados de marzo, los hechos de violencia aumentaron en el país con 87 asesinatos en un fin de semana. En respuesta, el presidente Nayib Bukele pidió al Parlamento que se aprobara el régimen de excepción por 30 días para “restablecer el orden y la seguridad ciudadana”.

Una investigación periodística del medio El Faro ratificó la existencia de negociaciones entre Bukele y las pandillas y que la ruptura del pacto culminó en la matanza de 87 personas.