Perú reabrió Machu Picchu, restaurants y centros comerciales por la baja de casos

El gobierno peruano decidió reabrir sitios arqueológicos, incluida la ciudadela inca de Machu Picchu, con aforo reducido, tras una cuarentena de un mes para contener la segunda ola de la pandemia. La medida también se extendió a restaurants y centros comerciales. 

El gobierno puso fin al confinamiento que regía en 24 provincias, entre ellas Lima, ante la desaceleración de los contagios de covid-19 registrada en los últimos días y la compleja coyuntura económica.

“La situación está muy crítica, pero vamos a seguir, tenemos mucho entusiasmo. La gente quería trabajar”, afirmó la presidenta de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Perú, Blanca Chávez.

También reabrieron las peluquerías y los centros comerciales. Los comercios de todos los rubros, incluidas las tiendas por departamento, reabrieron aunque con aforo reducido. 

Los primeros visitantes en Machu Picchu

La joya del turismo peruano abrió nuevamente sus puertas además del resto de los sitios arqueológicos, aunque con protocolo y una capacidad del 40% para evitar contagios. 

La primera en ingresar a la ciudadela fue una pareja de colombianos. De acuerdo a José Bastante, jefe del parque, en las primeras cuatro horas entraron 65 visitantes, mucho menos que en épocas anteriores.

“Se siguen cumpliendo los protocolos”, indicó Bastante, en alusión a que Machu Picchu ahora puede recibir por día un máximo de 897 visitantes (antes eran 2.244), quienes deben usar mascarilla.

Tras permanecer cerrada en 2020 casi ocho meses por la pandemia, la ciudadela construida en el siglo XV reabrió el 1 de noviembre, pero tuvo que cerrar otra vez el 31 de enero en un nuevo golpe para el turismo, el sector económico más afectado por la pandemia en Perú.