Perú permitirá que se practique la eutanasia a Ana Estrada Ugarte

Por primera vez en su historia, la justicia peruana publicó un fallo que ordena respetar la decisión de una mujer de aplicar la muerte digna con asistencia médica, a raíz de una enfermedad incurable y progresiva que la afecta hace años. Ahora, el Gobierno avaló también la sentencia, por lo que no quedan obstáculos para que Ana Estrada Ugarte lleve adelante su decisión.

La Procuraduría General, que representa judicialmente al Estado peruano, anunció que no apelará el fallo judicial que otorga el derecho de eutanasia de Estrada Ugarte. 

El 25 de febrero se emitió la primera sentencia sobre este tema en el país, cuando el 10º Juzgado Constitucional de la Corte Superior (de Apelaciones) de Lima ordenó al Ministerio de Salud y al Seguro Social de Salud (Essalus) “respetar la decisión” de Estrada Ugarte, de 44 años, “de poner fin a su vida a través del procedimiento técnico de la eutanasia”.

La sentencia indica que se debe “entender por eutanasia a la acción de un médico de suministrar de manera directa (oral o intravenosa) un fármaco destinado a poner fin a su vida”. 

Estrada, psicóloga de profesión, sufre desde los 12 años poliomistiosis incurable, una enfermedad que provoca una debilidad muscular progresiva, por lo que usa silla de ruedas desde los 20 años. Su enfermedad se agudizó a partir de 2015 y ahora permanece en cama casi todo el día y necesita asistencia para ir al baño. Su lucha por la muerte digna lo plasmó a través de un blog personal. 

Solamente la Iglesia católica expresó hasta ahora su rechazo a la sentencia, en cambio los ministros de Justicia y de Salud, y el propio presidente interino Francisco Sagasti defendieron el derecho a Estrada a una muerte digna.

La Conferencia Episcopal Peruana expresó el sábado que “la eutanasia siempre será un camino equivocado, porque es atentar contra el derecho inalienable a la vida”.

Pero Sagasti, quien se declara como “persona no religiosa”, dijo el domingo en una entrevista de televisión que “ninguna confesión de fe tendría el derecho de imponerle a otras personas su punto de vista particular”.

La eutanasia en América Latina

En América Latina, solo Colombia despenalizó la eutanasia, en 1997. En México existe la llamada ley del “buen morir”, que autoriza al paciente o su familia a solicitar que la vida no sea prolongada por medios artificiales, mientras en Uruguay el Congreso discute un proyecto sobre la eutanasia.

La Defensoría del Pueblo (ombudsman), que apoyó a la psicóloga en su recurso ante la justicia, dijo el viernes que ella se sentía liberada con la reolución judicial.Estrada “tiene la oportunidad de decidir sobre ella cuando este fallo se consolide y eso la libera”, manifestó Percy Castillo, abogado adjunto de Derechos Humanos y Personas con Discapacidad de la Defensoría.