Perú apuesta por la ivermectina y la cloroquina para tratar a pacientes de coronavirus

Las autoridades sanitarias de Perú, el octavo país del mundo con mayor cantidad de casos con coronavirus, aseguraron que el tratamiento ambulatorio temprano con hidroxicloroquina e ivermectina “es una alternativa seria y segura” para los pacientes afectados, a pesar de que su eficacia sigue estando en debate por especialistas internacionales.

Uno de los médicos que integra el Comité de Expertos conformado para enfrentar la enfermedad en el país, Eduardo Gotuzzo, recomendó recetar los medicamentos para la atención ambulatoria a pacientes con riesgo. El Ministerio de Salud del país, que hasta el momento registra más de 203.736 contagios y 5738 fallecidos, lo respaldó.

Gotuzzo recordó que en el mundo aún no existe un tratamiento aprobado para curar la Covid-19, pero dijo que se debe hacer “el máximo de los esfuerzos para reducir la progresión” de la enfermedad y, en ese sentido, resaltó que el uso de estos medicamentos en fases tempranas puede traer buenos resultados.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, había informado el jueves pasado que su país había adquirido 350.000 tratamientos con hidroxicloroquina y 490.000 con ivermectina para pacientes con COVID-19, tras recibir la recomendación del Comité de Expertos.

Gotuzzo, quien es especialista en medicina interna y enfermedades infecciosas y tropicales, remarcó que hay que “mantener una mirada en el inicio de la enfermedad” y reforzar la atención primaria de salud con estos fármacos “que son seguros y representan una alternativa seria y potencialmente efectiva”.

“Los pacientes buscan lugares en hospitales y no tenemos suficientes, algo tenemos que hacer, sin esperar demasiado”, enfatizó en referencia a los miles de casos que hay en Perú, que en algunas ciudades desbordaron la capacidad de atención sanitaria.

El médico recomendó que, además de las visitas domiciliarias, se habiliten centros de salud, postas médicas y otros sitios para que los profesionales indiquen, bajo su responsabilidad, este tratamiento ambulatorio. “Así se evita también la automedicación y se tiene una supervisión del paciente”, acotó.

Los estudios realizados

El también presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Interna aseguró que existen 126 estudios registrados en programas internacionales sobre la hidroxicloroquina, una droga que se usa desde hace décadas contra la malaria y enfermedades reumáticas.

Sobre la ivermectina, un medicamento antiparasitario, sostuvo que desde hace más de 40 años es una de las medicinas más utilizadas a nivel mundial, después de la aspirina. “Estas experiencias internacionales permiten garantizar un alto nivel de seguridad en pacientes ambulatorios”, remarcó.

El médico dijo que en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, que fue duramente afectada por la epidemia, se buscó disminuir la mortalidad y cortar la cadena de contagio con medidas que incluyeron el tratamiento ambulatorio temprano con estos dos medicamentos.

“Estamos hablando de hace un mes y medio, tiempo en que se redujo visiblemente el número de fallecidos, los expertos de América Latina ven esto como una situación importante”, sostuvo. Gotuzzo indicó que también se realizaron ensayos controlados o “estudios cuasiexperimentales” con pacientes hospitalizados, que concluyeron que estos medicamentos no se asocian a una diferencia en la mortalidad general.

El especialista comentó que un estudio publicado en la revista médica británica The Lancet sobre los posibles efectos nocivos de la hidroxicloroquina en pacientes hospitalizados habría presentado datos incorrectos, por lo que generó “mucho ruido a nivel mundial”.

La postura de la OMS

La semana pasada, el director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, pidió disculpas a la opinión pública mundial por la confusión sobre el uso de hidroxicloroquina, a partir de estudios científicos contradictorios.

Unos días antes, la OMS detuvo sus ensayos con este medicamento y recomendó que no se de a los pacientes con Covid-19, luego de que la publicación en The Lancet señaló un aumento de los índices de mortalidad en pacientes tratados de hidroxicloroquina.

Sin embargo, luego tres de los cuatro autores de ese estudio decidieron retractarse por las “varias preocupaciones con respecto a la veracidad de los datos y análisis” presentados en el documento.

La OMS reanudó sus estudios la semana pasada, mientras que Ryan dijo que “hay que seguir las evidencias científicas y asegurarse de que las personas que entran en estos ensayos clínicos lo hacen de una forma segura y que dé prioridad a su bienestar”.