Periodistas asesinados: un audio complica al presidente de Ecuador

La filtración de un audio con declaraciones del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, sobre el asesinato en Colombia de un equipo de prensa del diario El Comercio, en abril del año pasado, revivió la polémica por las implicaciones políticas y mediáticas del caso. En el audio, el mandatario da a entender que no hizo nada por los periodistas capturados, en nombre de la “dignidad del Estado” que, según sus propias palabras, “va más allá de la vida de unas pocas personas”.

Tras hacerse público, Moreno se justificó diciendo que fue descontextualizado y pidió que se desclasifique el texto completo del audio filtrado, que corresponde a una intervención suya en el Consejo de Seguridad Pública del Estado (Cosepe), en abril del año pasado.

El mandatario calificó como una «absoluta mentira» que él dijera que no se debió haber hecho nada para liberar al periodista Javier Ortega, al fotógrafo Paúl Rivas y al conductor Efraín Segarra, los miembros del equipo de prensa de El Comercio asesinados por un grupo armado de Colombia.

En el audio, Moreno aseguró sentir «muchísima pena por todas aquellas muertes que puedan venir después de esta situación», pero opinó: «Creo que tenemos claro de que nosotros no podemos tener un Estado arrinconado».

«Creo que el principio elemental de dignidad de un pueblo, de una ciudadanía, de un Gobierno y de un Estado va bastante más allá de la vida de una o de unas pocas o de algunas personas. Con todo respeto para la vida de ellas, pero yo creo que la dignidad de un Estado va bastante más allá de eso. Por favor, les voy a rogar que den sus opiniones», añadió.

Esta declaración avivó la polémica sobre este caso, a la que se suman las críticas sobre el proceso de investigación del secuestro y posterior asesinato del equipo de prensa de El Comercio.

El caso

Ortega, Rivas y Segarra desaparecieron el pasado 26 de marzo en un sector de la frontera entre Ecuador y Colombia, cuando investigaban la situación de violencia en la zona.

El 13 de abril las autoridades ecuatorianas confirmaron el asesinato del equipo y lo atribuyeron al grupo liderado por Walter Patricio Arizala, alias «Guacho», disidente de la guerrilla de las FARC, abatido por fuerzas militares colombianas el pasado 22 de diciembre.

Los familiares de las víctimas reclamaron que se profundice la investigación y que se desclasifique la información reservada para poder esclarecer la verdad de los hechos. Según los familiares, el audio filtrado es sólo una pieza de una serie de informaciones que reclaman para avanzar en las investigaciones.

Para Ricardo Rivas, hermano del fotoperiodista asesinado, detrás de la polémica levantada por la filtración del audio del presidente Moreno hay, sobre todo, una actitud del régimen.

«Hasta ahora no se ha concretado» y eso levanta sospechas de lo que puede haber detrás, señaló Ricardo Rivas, quien dijo estar preparado para dar una larga pelea para esclarecer la verdad sobre la muerte de su hermano y del resto del equipo. “Todavía no se entiende por qué se mintió a las familias, al pueblo ecuatoriano y a la región entera», agregó sobre las supuestas negociaciones para liberar a los miembros del equipo de prensa cuando aún estaban en cautiverio.

«Basta de mentiras, basta de engaños», reclamó molesto al comentar que el presidente Moreno ha tenido la oportunidad de demostrar en la práctica su política de transparencia y «no lo ha hecho».