“Perdí toda mi juventud”, el testimonio de una joven que estuvo presa por un aborto espontáneo en El Salvador

Kenia, una de las tantas mujeres a las que la justicia salvadoreña envió a la cárcel por un aborto espontáneo, recordó su historia en una entrevista. “Me privaron de libertad por algo tan injusto, perdí toda mi juventud, perdí a mi familia, todos mis planes de superación se me vinieron abajo”, relató la joven que recibió recientemente el benefició de “libertad anticipada”. 

Kenia tenía 17 años cuando sufrió una caída que le hizo perder su embarazo. En El Salvador, donde el aborto es ilegal en todas las causales, la enviaron a la cárcel ni bien dejó el hospital. Casi nueve años después fue liberada y pudo ponerle palabras a lo sucedido. 

(FOTO: MARVIN RECINOS / AFP)

Uno de los policías le dijo que se iba a encargar de que me “pudriera en la cárcel, y así fue”, contó sobre el día en que llegó al hospital sin entender lo que estaba sucediendo alrededor. “Estaba en una camilla y estaban muchos policías custodiándome, tomándome fotos”, recordó. El día del juicio ese policía actuó como testigo en su contra. “Era su versión contra la mía, fue algo muy duro”, relató entre lágrimas.

Ya con 18 años de edad, recibió la sentencia: 30 años de cárcel por un aborto que fue tipificado como homicidio agravado.

A pesar de la extensa condena, tanto ella como otras cuatro mujeres con similares penas recibieron en los últimos dos meses el beneficio de la “libertad anticipada”.

(FOTO: MARVIN RECINOS / AFP)

“Por ser personas de bajos recursos nos encontramos en situaciones así y tenemos que pagar, aunque tal vez las investigaciones no sean muy a fondo”, lamentó Kenia, quien ahora quiere estudiar inglés y “perfeccionarse” en la cosmetología para apoyar a su familia.