Pepe Mujica donó terrenos de su chacra para construir viviendas sociales

El expresidente uruguayo José “Pepe” Mujica (2010-2015) donó cinco hectáreas y media de su chacra, en las afueras de Montevideo, para la construcción de viviendas destinadas a exconvictos, que estarán a cargo de la Dirección Nacional de Apoyo al Liberado (Dinali). El objetivo es que las personas que estuvieron presas por muchos años se puedan reinsertar en la sociedad y paguen en pequeñas cuotas la construcción de la casa.

La Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior de Uruguay (Unicom) informó sobre esta donación y añadió que Mujica también donó un galpón, una especie de almacén o pabellón, donde se fabricarán los materiales para la construcción de las viviendas.

«La propuesta nuestra es usar, en parte, esas hectáreas y construir viviendas con algunos perfiles de liberados bien seleccionados que están en condiciones de pagar una cuota para construir su casa y el galpón usarlo como un lugar donde se produzcan los insumos para que estas casas puedan ser construidas», explicó el director de la Dinali, Jaime Saavedra.

El expresidente en su chacra, cerca de Montevideo.

El funcionario señaló que los expresos deberán construir su propia vivienda e invitar a algún vecino de la zona que pueda estar necesitando un hogar para sumarse a construir su casa.

De momento, son cuatro las familias que están en condiciones de comenzar la experiencia. «Se lo merecen, han tenido una vida muy difícil, muy complicada y están haciendo un esfuerzo muy importante por reintegrarse socialmente y participar de la vida en comunidad», apuntó el director de Dinali.

La chacra del Pepe Mujica, que estuvo preso 9 de los 12 años que duró la dictadura uruguaya (1973/1995), está ubicada en la zona norte de Montevideo.

En marzo de 2015, al dejar el cargo de presidente en manos de Tabaré Vázquez, Mujica ya había donado un galpón, ubicado dentro de su finca, para que funcione una escuela agraria estatal. Esa escuela comenzó a funcionar en ese año con 60 alumnos y actualmente continúa en funcionamiento e integra la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU).

Además del lugar físico, el expresidente uruguayo donó en aquella oportunidad a la UTU las herramientas y la maquinaria necesaria para llevar a cabo las clases.