El gran derrotado

México

A pesar de que el Partido Revolucionario Intransigente haya mantenido sus figuras en la Cámara de Diputados en las elecciones federales, el gran perdedor fue un representante de su partido: el presidente Enrique Peña Nieto. Los triunfos de los candidatos independientes y de nuevos movimientos de izquierda, como Morena, dan cuenta de su falta de legitimidad. 

Enrique Peña Nieto- Foto: archivo

Claudia Rodríguez- Revolución Tres Punto Cero (México) 

Enrique Peña Nieto obtuvo calificación reprobatoria luego de las últimas elecciones, más allá de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), lograra en estas elecciones mantener el control de los escaños en la Cámara de Diputados gracias a sus alianzas con el muy tramposo Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el propio Nuevo Alianza del que ya no se sabe a dónde va, como no sea la sumisión ante el Revolucionario Institucional.

También los significativos triunfos de candidatos independientes e incluso de figuras públicas controversiales por su desempeño en otras áreas profesionales; así como las cifras de los anulistas y el abstencionismo, hablan de que la dirección de gobierno de Peña Nieto, no es la mejor.

Tampoco hay que desestimar como la izquierda que antes tuvo bajo su control el presidente de México, hoy se polariza y cobra fuerza el partido con el que no tendrá encuentro de ningún modo; Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de nada más y ni nada menos que del amado por unos y archi odiado por otros, Andrés Manuel López Obrador.

 ” Enrique Peña Nieto obtuvo calificación reprobatoria luego de las últimas elecciones, más allá de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), lograra en estas elecciones mantener el control de los escaños en la Cámara de Diputados “

El mandatario mexicano podrá contar con buena maniobra de operación y gestión en la Cámara baja, pero eso no implica aceptación de la sociedad hacia su gestión.

Ya no sólo son la violencia, la inseguridad, el desempleo, la pobreza y la corrupción que se ciernen por todo el país las que restan puntos importantes al actual gobierno, sino sus burlas nada atemperadas por una burda maniobra política.

La decisión de aplazar la evaluación docente programada en un principio para este mes de Junio por cuestiones de agenda política y el reponer su aplicación luego de lograr que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) no irrumpiera en el desarrollo de la jornada electoral, no sólo ha sido una acción grotesca en contra de los intereses particulares de los propios docentes, también lo es para la misma sociedad.

Engañar al CNTE, no fue una buena maniobra política, todo lo contrario. Fue una medida temporal que traerá más problemas que soluciones a corto y largo plazo.

Peña Nieto perdió y seguirá perdiendo porque ya olvidó como sus antecesores que el Gobierno no es él.

 

Leer el artículo aquí