Pedro Castillo relanza su gobierno en Perú con un nuevo gabinete  

El presidente de Perú, Pedro Castillo, cedió finalmente a la presión de la oposición y tomó la renuncia de gran parte de su gabinete para “garantizar la gobernabilidad del país”, según explicó. Los funcionarios estuvieron en su cargo apenas 70 días, en medio de constantes cruces entre el ala más moderada y más radical del Ejecutivo. 

Las modificaciones grafican un distanciamiento del mandatario con el partido Perú Libre, que lo llevó a ganar las elecciones, y especialmente con su primer ministro Guido Bellido.

A cambio, Castillo dio mayor espacio en su gabinete al ala moderada compuesta por otros partidos de izquierda como Nuevo Perú y Juntos por el Perú, quienes apoyaron a Castillo en la segunda vuelta de la campaña electoral.

Los nuevos nombres del Gobierno de Castillo

Entre los nombres más relevantes, Castillo anunció que el primer ministro será reemplazado por la expresidenta del Congreso y abogada activista por los derechos humanos Mirtha Vásquez.

Vásquez fue electa congresista por el Frente Amplio de izquierdas y ocupó la Presidencia del Poder Legislativo durante el periodo de transición tras la crisis política de noviembre de 2020, donde Perú tuvo tres presidentes en una semana.

Vásquez es además oriunda de la norteña región andina de Cajamarca, igual que Castillo, donde se hizo conocida como abogada de la agricultora Máxima Acuña en su litigio contra la Minera Yanacocha para evitar que fuera despojada de su casa e impedir así la instalación de una gran mina de oro.

También juraron por primera vez como ministros Luis Barranzuela, en Interior; Carlos Gallardo, en Educación; Betssy Chávez, en Trabajo y Promoción del Empleo; José Incio, en Producción; Eduardo Gonzáles, en Energía y Minas, y Gisela Ortiz, en Cultura.

Se destaca por otro lado la inclusión la congresista de Perú Libre Betssy Chávez, una de las integrantes del partido oficialista más críticas con el comportamiento del secretario general, Vladimir Cerrón.

Chávez reemplazó a Iber Maraví, hombre de la confianza de Castillo pero a quien la oposición planeaba censurar de manera inminente tras difundirse documentos policiales de interrogatorios a detenidos en los años 80 que lo vinculaban presuntamente con la guerrilla maoísta y terrorista de Sendero Luminoso.

Los ministros que se quedaron

Se mantienen en sus respectivas carteras Óscar Maúrtua, en Relaciones Exteriores; Walter Ayala, en Defensa; Pedro Francke, en Economía y Finanzas; Aníbal Torres, en Justicia y Derechos Humanos; Hernando Cevallos, en Salud, y Víctor Mayta, en Agricultura y Riego.

Asimismo, continúan Roberto Sánchez, en Comercio Exterior y Turismo; Juan Francisco Silva, en Transportes y Comunicaciones; Geiner Alvarado, en Vivienda, Construcción y Saneamiento; Anahí Durand, en Mujer y Poblaciones Vulnerables; y la vicepresidenta Dina Boluarte en Desarrollo e Inclusión Social.

Con estos cambios, aumenta el número de mujeres en el gabinete de Castillo al pasar de dos a cinco, aunque siguen en clara minoría frente a catorce hombres.