Proceso de paz: el principio del fin

Colombia
La Silla Vacía 

Hoy comienza una nueva era en el país. Finalmente, el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias firmarán el cese al fuego. Antes de la revelación del acuerdo hay puntos que aún permanecen difusos. Las 15 preguntas que podrían responderse en la conferencia se centran en el fin de las hostilidades, el post-conflicto, la refrendación y el control sobre lo pactado.

Redacción- La Silla Vacía (Colombia) 

Hoy al mediodía el presidente Juan Manuel Santos y el máximo comandante de las Farc, alias Timochenko, se darán cita por segunda vez en La Habana, esta vez para revelar el acuerdo sobre la mayor parte del punto tres de “fin del conflicto”, que incluye temas claves como la ruta para el cese al fuego bilateral, las zonas de concentración, la dejación de armas y las garantías de seguridad.

A juzgar por los invitados a la ceremonia, el Gobierno buscará adelantar la fiesta de la paz, a pesar de que no es la firma del Acuerdo Final: además de Santos y Timochenko estarán el Secretario General de la Onu, Ban Ki-Moon, el presidente del Consejo de Seguridad y el presidente de la Asamblea General, cinco presidentes latinoamericanos y el canciller de Noruega.

Con este acuerdo, solo faltaría acordar el punto seis de la agenda, sobre “implementación”, y los puntos pendientes de los cuatro primeros acuerdos.

Y se podrían responder estas preguntas sobre los asuntos del anuncio de hoy:

1- ¿Cuándo empezará a regir el cese al fuego y de hostilidades?

Aunque desde que se anunció que va a haber acuerdo frente al cese al fuego muchos han dicho que mañana empezará el cese al fuego e incluso se volvió tendencia en Twitter durante todo el día el hashtag #ELUTLIMODIADELAGUERRA, hoy sólo se anunciará el modelo de cese al fuego y el cronograma para implementarlo al que se comprometieron las partes. Ya se sabe que no es mañana.

La fecha de inicio y las eventuales fases para que arranque son cuestiones clave, sobre todo en términos políticos porque la ubicación de los guerrilleros y cómo se comporten en las zonas de concentración ayudará o no a la campaña del plebiscito.

Además, para esa fecha la ONU deberá estar lista para vigilar y verificar el cese al fuego. Para eso necesita no solo tener un equipo de unas 300 personas instaladas en las zonas, sino canales de comunicación abiertos con las partes, la población y terceros como los personeros locales o la Defensoría del Pueblo, y haber acordado los protocolos que aplicará en caso de que haya denuncias de violaciones al cese.

2- ¿Cómo será el cese al fuego?

El modelo que se revelará hoy definirá si el cese va a ser de un golpe, con una hora cero a partir de la cual no habrá combates ni otras hostilidades, o si se va a implementar por fases, comenzando por unos frentes en unas regiones determinadas.

3- ¿Cuántas serán las zonas de concentración?

Este había sido uno de los temas más difíciles de concretar para este acuerdo. Las Farc pidieron en principio que hubiera tantas zonas de concentración como frentes que integran sus tropas. Es decir, 64. Mientras que el Gobierno ha dicho que entre menos zonas sean mejor, porque son más fáciles de controlar por los verificadores internacionales. Santos DIJO EN DICIEMBRE del año pasado que sería entre 7 y 10.

4- ¿Dónde estarán ubicadas las zonas de concentración?

Una pregunta fundamental es dónde estarán ubicadas las zonas, o al menos qué criterios primarán a la hora de definirlas, y cuál será su tamaño. Para las Farc es clave que estén en lugares donde han tenido una presencia histórica y están sus bases de apoyo. De hecho, han argumentado que si la guerra no los sacó de ciertas poblaciones, no van a dejar que la paz lo haga.

Pero una de LAS ‘LÍNEAS ROJAS’ que planteó Santos sobre estos puntos -que debían acordarse antes de 23 de marzo y que no sucedió- es que no haya población civil en ellas para evitar futuros ‘Conejos’ en los que la guerrilla haga proselitismo con armas.

Eso es algo que también han pedido duros críticos del proceso de paz como el uribismo, que además han dicho que deben estar lejos de las fronteras (otra ‘línea roja’ de Santos), los cultivos ilícitos y la minería ilegal.

5- ¿Cuánto tiempo van a estar vigentes?

Como en principio las zonas de concentración van a servir para que las Farc dejen las armas y se reincorporen bajo la supervisión de la ONU, serán temporales. Lo que no es claro es cuánto tiempo va a durar este proceso.

Por un lado, porque las Farc quieren usar ese tiempo para acercarse a sus bases y montar el movimiento político con el que esperan participar en las elecciones de 2018. En eso tienen el apoyo del Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, que ha dicho que las zonas deben servir no sólo para dejar las armas sino para conseguir la transición a la vida civil”.

Por otro, COMO CONTÓ LA SILLA, los juristas que pactaron el acuerdo sobre víctimas de diciembre pasado, pensaron que parte de las penas alternativas que tendrán que cumplir algunos miembos de las Farc tras el Acuerdo Final podrían ejecutarse mientras están concentrados y dejan las armas. Es decir, en las zonas donde estarán ubicados.

La idea es que las sanciones como hacer acueductos, desminar o reparar a las víctimas, se hagan en el sitio donde tengan restringida su libertad de locomoción o vivienda. Si es así, las zonas serán mucho menos temporales de lo previsto dado que las penas mínimas son de 5 años.

Sin embargo, los jefes negociadores siempre defendieron la idea de que una cosa son las zonas de concentración para el proceso de dejación de armas y otra las condenas que imponga el Tribunal de Paz, que es autónomo frente a la mesa de negociación y será quien decida dónde se pagarán las penas.

6- ¿Quién será la autoridad en las zonas?

Aunque los jefes negociadores de paz en La Habana, Sergio Jaramillo y Humberto de La Calle, HAN DICHO QUE por ningún motivo las zonas de concentración serán repúblicas independientes como la zona de despeje de El Caguán o la de Ralito, no es claro cuál va a ser el modelo de autoridad en esos territorios.

El comunicado de octubre que anunció que tendrían verificación internacional aclaró que en las zonas habría presencia “de las autoridades”, sin especificar cuáles, y que regirá la ley nacional, pero no quién la va a imponer. Por ejemplo, aunque es predecible que el Ejército no tenga presencia en estas zonas, no es claro si la Policía también estará vetada.

Lo único claro es que la verificación estará a cargo de la ONU.

7- ¿Cómo van a proteger a la población civil que va a convivir con las Farc?

Aunque esta es otra ‘línea roja’ de Santos, es muy improbable que las zonas de concentración sean totalmente despobladas. En lo que se diga hoy se sabrá qué garantías van a tener los pobladores que vivan en ellas, para evitar que queden sujetos al control de la guerrilla.

8- ¿Cómo se van a controlar las entradas y salidas a las zonas?

Este es un tema crucial para la seguridad de las zonas y para la percepción política de lo que ocurra en ellas: si no hay controles claros y los guerrilleros pueden entrar y salir de las zonas, ejercer la verificación del cese será más difícil, o podrían incursionar grupos ilegales armados para atacar a la guerrilla o a la población que quede dentro de éstas.

También es interesante saber cómo van a controlar la entrada de la población civil a la zona, de los periodistas nacionales e internacionales, de los políticos y de lagartos. COMO CONTÓ LA SILLA, cuando el M-19 se desmovilizó m
ucha gente quiso ir a conocerlos e interactuar con ellos. Algo similar ocurrió con los paramilitares en Ralito y con las mismas Farc en El Caguán.

Esto último tiene implicaciones de doble vía: por un lado, que diversos sectores quieran ir a hablar con ellos les ayudará a los guerrilleros a hacer la transición a la vida civil y les dará el último incentivo para dar ese paso. Pero, por otro, para buena parte de la sociedad será difícil verlos convertidos en celebridades si no han dejado las armas, a juzgar por la reacción negativa después del evento en Conejo, La Guajira. Y si todo esto se da durante la campaña por el plebiscito, podría ser complicado.

De hecho, el uribismo PROPUSO que las personas que ingresen a estas zonas estén plenamente identificados, “incluso con registro dactilar”. 

9- ¿Cómo se van a mantener los guerrilleros dentro de las zonas?

Como los guerrilleros van a tener que comer y sostenerse mientras estén en las zonas, queda la duda de si el Gobierno les va a dar un estipendio mientras estén allí o quién y cómo va a pagar esa manutención. Pero, aún más importante, es quién lo hará después, sobre todo dada la percepción que tiene la gente de que la guerrilla es inmensamente rica gracias a los negocios ilegales del narcotráfico y minería ilegal.

10- ¿Cuándo dejarán las armas de las Farc?

Una pregunta fundamental que se resolverá hoy es el cronograma para que las Farc dejen las armas, así como la secuencia para ello: si lo harán antes de que se conozcan los resultados del plebiscito o después, por ejemplo.

Las Farc tienen la garantía que ya quedó en la Constitución el blindaje del Acuerdo Final, pero como ahí mismo se decidió que ese blindaje solo se activará cuando el acuerdo sea refrendado, no se sabe aún si cuando los colombianos vayan a las urnas las Farc estarán con armas o sin armas. Eso, políticamente, puede ser determinante. Pero para la guerrilla también es una apuesta dura dejar las armas antes de que los colombianos refrenden el Acuerdo Final.

También es una pregunta si condicionarán la entrega de las armas al cumplimiento de algunos acuerdos, que es una idea que ellos han defendido durante toda la negociación pero a la que el Gobierno se ha opuesto totalmente.

11- ¿Qué harán con las armas?

Si bien las Farc han sido claras en que dejarán las armas, también es claro que no se las entregarán al Gobierno porque simbólicamente sería como entregarlas al enemigo como si hubieran sido derrotadas.

Por eso, la pregunta que se resolverá mañana es qué van a hacer con ellas: si las van a destruir como preferirían el Gobierno y la mayoría de colombianos; si las van a entregar a un tercero neutral para meterlas en un contenedor con dos llaves y un cronograma de eliminación de las mismas a medida que se vayan cumpliendo los acuerdos; o si las van a usar para hacer esculturas COMO QUIEREN LAS FARC en las zonas donde tienen influencia.

Esto último, aunque en la práctica las inutilizaría, tiene el tema sensible de qué se representa con ellas, como quedó evidente CON LA CARTA QUE LE ENVIó el senador Jorge Enrique Robledo a Santos a raíz de las declaraciones de las Farc.

12- ¿Quién y cómo se va a proteger a los desmovilizados?

El Ministro del Interior Juan Fernando Cristo dijo ayer que el Estado les va a dar “todas las garantías” a los desmovilizados. Y se han puesto sobre la mesa propuestas como la que reveló el director de la Unidad Nacional de Protección, Diego Mora, para organizar un esquema de protección mixto entre miembros de la fuerza pública y ex guerrilleros. Pero solo hoy se sabrá finalmente cuál es la solución pactada.

13- ¿Qué va a pasar con los guerrilleros presos?

Para las Farc el tema de los presos siempre ha sido muy importante; ya lo era cuando Manuel Marulanda “Tirofijo” estaba vivo y lo siguió siendo después. De hecho, COMO CONTÓ LA SILLA, en los momentos más difíciles del proceso el Gobierno tendió puentes con las Farc a partir de mejorar las situación humanitaria de los guerrilleros presos.

Es claro que la situación de los guerrilleros condenados por delitos graves será estudiada por la Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción de Paz. La pregunta es si los que están en la cárcel por rebelión, que son cientos, serán liberados antes o después de la firma del Acuerdo Final, en qué momento y bajo qué condiciones.

14- ¿Qué compromisos adicionales asume el Estado para combatir a las organizaciones criminales, incluyendo las redes de apoyo?

Según el comunicado de ayer, el combate a las organizaciones criminales es uno de los puntos que se anunciara mañana. Hasta ahora, el Gobierno se ha centrado en combatir las bacrim con estrategias policivas y militares, incluyendo la reciente decisión de Santos, que impulsó el Ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, para bombardearlas cuando cumplan con las condiciones de ser un grupo armado bajo el Derecho Internacional Humanitario.

Sin embargo, como explicó el analista León Valencia en un DEBATE DE SI O NO, EL PODER DE LOS ARGUMENTOS ORGANIZADO POR LA UNIVERSIDAD JAVERIANA Y LA SILLA VACÍA, la cara militar de las bandas criminales es solo la punta del iceberg de organizaciones que están más imbricadas con la sociedad de lo que el Gobierno reconoce. Esto seguramente lo saben las Farc -que tienen con ellas alianzas en algunas regiones del país, como en el Pacífico, y rivalidad en otras- y será interesante ver si Santos asumió la obligación de combatir esas redes de empresarios y políticos que las apoyan ilegalmente, además del papel que tendrán las Farc en todo esto.

Un punto clave será ver si el Gobierno asume alguna tarea en términos de la doctrina militar y reforma de las Fuerzas Armadas y de Policía como respuesta a este tema, un asunto que hasta ahora el Gobierno ha insistido que no estaba bajo negociación en la Habana.

15- ¿Cuándo se va a firmar el Acuerdo Final?

Aunque el anuncio del mediodía es muy importante porque hace, ahora sí, irreversible la firma de la paz, no es la firma de un Acuerdo Final, por más de que la presencia de Santos, de Ban Ki-moon y de los otros cinco Presidentes lo haga parecer así.

Pero faltan acuerdos sobre temas claves como las curules para las Farc, la composición del Tribunal de Paz y otros puntos COMO MOSTRÓ LA SILLA.

Para efectos políticos, un tema muy importante de lo que se sabrá hoy es cuándo será la firma final, puesto que el tiempo entre ese día y las elecciones del 2018 tendrá un impacto significativo sobre las elecciones presidenciales. Entre más cerca del 2018 esté, más ventaja tendrán los candidatos que han estado a favor de la paz, comenzando por Humberto de la Calle, si decide lanzarse con el apoyo del Partido Liberal. Esto porque la firma de un acuerdo de paz, así sea ésta que ha sido un poco una paz ‘resignada’, trae consigo una emoción y un clima político que favorece a aquellos que han hecho de ella una bandera.

En cambio, entre más pronto se firme y más tiempo haya para que surjan los problemas que inevitablemente ocurren en la implementación de los acuerdos, más margen político tendrán los que han construido su programa político batallando contra las Farc, como los uribistas.

De cómo asuman las Farc el proceso de dejación de armas y la concentración, un personaje como Vargas Lleras, que ha optado por nunca pronunciarse al respecto pero que se tomó la foto de Sí a la paz con todo el gabinete, tendrá más o menos espacio político.

BONUS. ¿Por qué Santos decidió hacer este anuncio hoy –con seis presidentes a bordo y tres representantes de las Naciones Unidas– y no se esperó para hacer la fiesta con el Acuerdo Final?

Esto probablemente no lo resuelva el anuncio de hoy, pero es una pregunta que surge dado que el anuncio del
Acuerdo Final todavía no se hará y no es claro qué espectacularidad tendrá después de que para este se ha armado tal evento hasta el punto que mucha gente cree que mañana se firmará la paz.

Leer el artículo aquí