Paraguay reestablece su embajada en Tel Aviv y despierta la ira de Israel

El presidente de Paraguay Mario Abdo Benítez anunció que trasladará nuevamente a Tel Aviv la sede de su embajada, que había instalada en Jerusalén el 21 de mayo pasado, durante el gobierno de Horacio Cartes. Israel reaccionó inmediatamente y ordenó cerrar su representación diplomática en Asunción, mientras que Palestina adelantó que abrirá la propia en Paraguay en señal de agradecimiento.

“Paraguay es un país de principios. El espíritu de la decisión anunciada es que los pueblos de Israel y Palestina logren alcanzar una paz amplia, justa y duradera. Siempre seremos respetuosos del derecho internacional”, dijo en un mensaje en Twitter el presidente Mario Abdo Benítez, al explicar la medida tomada a menos de un mes de su investidura. La sede de Tel Aviv ya fue cerrada y ahora aparece un cartel que indica que por “cuestiones administrativas” no se puede ingresar.

El anuncio fue realizado por el canciller, Luis Alberto Castiglioni, después de reunirse con Benítez. “El Gobierno de la República del Paraguay considera pertinente restablecer la sede de su Embajada ante el Estado de Israel en la ubicación previa al comunicado de fecha 9 de mayo de 2018”, dijo el canciller paraguayo. Castigloni explicó a los periodistas que el traslado de la Embajada se hará de forma inmediata y que la medida será comunicada por la representación de Paraguay en la ONU a todos los países de la comunidad internacional en el organismo.

“En su decidido compromiso con la paz, el Paraguay desea contribuir a que se intensifiquen los esfuerzos diplomáticos regionales e internacionales con el objeto de lograr una paz amplia, justa y duradera en Oriente Medio”, dijo el ministro. En su comunicado, señaló además que Paraguay considera que el estatus de Jerusalén debe de ser abordado por las partes involucradas a través de negociaciones, en el marco de las disposiciones de los organismos internacionales competentes.

La cancillería israelí calificó de “decepcionante” la medida de Paraguay y sostuvo que “tensa las relaciones entre los dos países”. El primer ministro Benjamín Netanyahu reaccionó de inmediato, al considerar “gravísimo” ese anuncio, y ordenó el cierre de la embajada israelí en Asunción. A su vez, los palestinos aseguraron que abrirán una embajada en Asunción. El ministro de Exteriores Riyad al-Maliki declaró que será “una señal de estima a la valiente posición del gobierno paraguayo”.

Paraguay fue el primer país de Latinoamérica en seguir los pasos de Estados Unidos, que trasladó su embajada a Jerusalén, una decisión muy criticada internacionalmente y por la Asamblea General de la ONU. También indignó a los palestinos, que reivindican la zona de Jerusalén oriental de la ciudad como capital de su futuro Estado independiente. Por este motivo, resulta tan significativo el traslado de embajadas de otros países a esta disputada ciudad de Medio Oriente.