“Paraguay es un laboratorio de acciones golpistas”, Rubín sobre la judicialización de la política

A tres meses de la asunción de Mario Abdo Benítez, que reafirmó el predominio del Partido Colorado, el periodista y político paraguayo Leo Rubín analizó el proceso político que transita su país, el juicio político express que removió al ex presidente Fernando Lugo y los desafíos que transita América Latina. Rubín, candidato a la Vicepresidencia de Paraguay por la Alianza GANAR, advirtió que el impeachment en Brasil demuestra que “se está perfeccionando el sistema” por el cual se destituyó a Lugo hace cinco años.

En diálogo con Latinoamérica Piensa, Rubín repasó el contexto que llevó a Horacio Cartes a la Presidencia y que luego condujo al Palacio de los López a Abdo Benítez. Como integrante de la alianza opositora integrada por en Frente Guasú y el Partido Liberal Radical Auténtico, Rubín relacionó el avance de los Colorados directamente con el golpe parlamentario que sufrió Lugo en 2013. “El gobierno de Lugo no pudo hacer cambios profundos por la mafia que dejó el partido Colorado dentro del Estado”, explicó el acompañante de Efrain Alegre en la fórmula presidencial de GANAR.

Al hablar de las similitudes entre el proceso express que destituyó en su cargo a Lugo como mandatario de esa nación y el proceso de juicio político que sufrió la ex presidenta brasileña Dilma Roussef, destacó: “allá tardó 8 meses el impeachment a Dilma, a Lugo se lo hicieron en 24 horas”. En esa línea, recordó que “A Zelaya (Manuel) lo agarraron y lo sacaron directamente de la casa”.

Rubín aseguró que en esos episodios se puede ver cómo “se iba perfeccionando este sistema”. “Pero claramente Paraguay es un laboratorio de este tipo de acciones golpistas y yo no puedo dejar de pensar que la embajada norteamericana tiene algo que ver”, aclaró. El ex candidato de GANAR contó que el mismo Lugo le explicó en diálogos en público y en privado que él “no quería ser responsable de una nueva masacre” al ser consultado sobre la falta de reacción del ex presidente. “Él tenía informaciones de que aquí iba a haber una nueva masacre, un nuevo marzo que no sabemos con cuántas vidas podría terminar”, puntualizó.

Rubín señaló que hoy “hay una mirada muy distinta en el Frente Guasú” sobre lo que ocurrió en esos años y afirmó que para poder acabar nuevamente con el poderío del PC y volver a poner en la escena política a los campesinos y pobres de Paraguay es necesario “construir un tercer espacio”, que incluya al Partido Liberal, al que consideró “necesario
para tener un programa de gobierno que permita tener la fuerza en el Parlamento y el Poder Ejecutivo para intentar hacer estos cambios que ya no tienen forma de sostener”.