Para que todos tengan acceso: Evo Morales lanzó un plan universal y gratuito de salud

“Esta ley no viene del imperio, esta ley no viene del Gobierno; viene de todo el pueblo boliviano”. Con esa frase el presidente boliviano Evo Morales promulgó anoche una ley que implementa un inédito plan universal y gratuito de salud, que comenzará a implementarse en marzo y beneficiará a más de 5 millones de bolivianos. Se trata del Sistema Único de Salud (SUS), que ofrecerá inicialmente y de forma gratuita más de 300 prestaciones de salud a bolivianos de entre 5 y 59 años de edad que no cuentan con seguro médico.

«Con la nueva Ley del SUS se garantiza un acceso universal y gratuito al 51 por ciento de la población que faltaba ingresar a un seguro de salud, de un total de 11 millones de habitantes», celebró Morales en un acto público de promulgación de la norma.

De acuerdo a la ministra de Salud, Gabriela Montaño, los dos componentes esenciales del SUS son “la universalidad y la gratuidad”. “Estamos dando un salto enorme hacia el sueño de cualquier Estado en el tema de salud, la universalidad significa que todos y todas podamos tener acceso a salud, esa es la universalidad, no importa qué edad tengamos, si son hombres o mujeres, del campo o la ciudad, para que podamos ser atendidos en salud”, remarcó.

El presidente boliviano prometió una inversión de 79,7 millones de dólares para la implementación del plan, en atención de «hemodiálisis, cáncer, terapias del dolor» y otros males como diabetes, hipotiroidismo, gripe, neumonía, parkinson y problemas dentales, además de inversiones en la contratación de 8.000 nuevos médicos e infraestructura hospitalaria. De acuerdo a Morales, el objetivo del Estado con la implementación del SUS es que “la salud pública esté mejor que el sector privado”.

Morales aseguró que esta política de salud, debatida e impulsada por el pueblo boliviano, demostrará buenos resultados, frente al rechazo de pequeños sectores que no lo creen viable. El Colegio Médico de Bolivia anunció una huelga general el próximo 6 de marzo en rechazo de la medida porque consideran que “no hay estudios técnicos” que garanticen su implementación.

Sin embargo, el director de Sistemas de Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), James Fitzgerald, había dicho en diciembre que Bolivia estaba en condiciones de lanzar el programa. «Se debe tener capacidades para la cobertura (…) y esto se tiene en Bolivia», puntualizó.

La Ley 1069 que dio paso al SUS permite por medios digitales “la gestión de la salud en cuanto a registro de todos los componentes necesarios para la prestación de salud; la gestión o integración de la información de los servicios clínicos y la gestión administrativa – financiera de los establecimientos de salud; la gestión del expediente clínico digital y carpeta familia; y la gestión de análisis de información”.

La normativa modifica la Ley número 475 de Prestaciones de Servicios de Salud Integral del Estado Plurinacional de Bolivia, promulgada el 30 de diciembre de 2013, la cual garantiza la atención médica solamente a mujeres embarazadas, niños menores de cinco años, adultos mayores y personas con discapacidad.

Tras la polémica que marcó la reciprocidad con el gobierno argentino, el SUS también otorga servicios a los extranjeros que residen en el país “en el marco de instrumentos internacionales, bajo el principio de reciprocidad y en las mismas condiciones que las y los bolivianos, de acuerdo a la presente Ley”, reza la norma.