Para Correa la orden de arresto es un “complot”

Ecuador

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa aseguró que la orden de detención preventiva que le impuso este martes la Corte Nacional de Justicia de su país forma parte de un “complot” político que ya se conocía desde hace meses.

La Justicia de Ecuador dictó este martes la prisión preventiva para el expresidente Rafael Correa, tras ratificar las medidas cautelares que le impusieron al exmandatario el pasado 18 de junio por el caso del secuestro del exlegislador Fernando Balda en Bogotá, en agosto de 2012.

Desde Bélgica, donde Correa vive hace más de un año, el ecuatoriano recordó un mensaje de Twitter del 10 de noviembre de 2017 en el que Balda adelantaba su arresto. “Balda ya anunciaba en noviembre que se venían procesos judiciales que me pondrían orden de captura de Interpol. ¿Adivino o parte de un complot? Hagan sus apuestas. En las próximas horas enviaré un vídeo por redes. ¡Hasta la victoria siempre!”, escribió el expresidente en un mensaje de Twitter.

A su vez, el abogado Christophe Marchand, defensor en Bélgica de Correa, aseguró que el proceso por el llamado “caso Balda” al que se enfrenta en su país y por el que se ha solicitado su encarcelamiento preventivo está “lleno de irregularidades” y no ofrece garantías.

“Si él (Correa) me dice ‘yo quiero ir a Ecuador’, yo le digo ‘usted no tiene que ir a Ecuador porque hay un riesgo muy fuerte de que sea puesto en prisión muchos años para eliminarle de la política'”, afirmó Marchand, para quien hay “una sistematización de acciones penales en contra de exdirigentes” en “muchos países” de América Latina.

Correa afronta una solicitud de prisión preventiva en su país ordenada este por la jueza Daniella Camacho, además de una solicitud a Interpol para que lo ubiquen y lo extraditen.

El 18 de junio Camacho ordenó a Correa que se presentara cada quince días, empezando por este lunes, ante la Secretaría de la Corte Nacional de Justicia como medida cautelar tras ser vinculado al caso de intento de secuestro del exlegislador Fernando Balda.

Sin embargo, Correa optó por presentarse ante el consulado de Ecuador en Bruselas, amparado, según sus abogados, en una normativa diplomática.

“En este momento en mi opinión no hay nada en vigor en Bélgica para que sea puesto bajo detención”, precisó Marchand, quien añadió que la orden de arresto puede “estar en camino”, aunque “quizá haya algunos recursos de apelación que se pueden presentar en Ecuador y que pueden parar un poco la demanda”.

Para Marchand, la orden de la jueza a Correa de presentarse ante la Corte cada quince días cuando reside a “miles de kilómetros” es “una condición imposible, no puede cumplirla”. “Eso significa que, al final, no quería que la cumpliera”, sostuvo el letrado.

“En Ecuador y en toda América Latina parece que hay problemas de persecución política contra exdirigentes”, apuntó el abogado y agregó que “hay informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que dicen que hay problemas estructurales”.

Según Marchand, el mayor temor en este momento es que el juicio en Ecuador contra el expresidente “no va a gozar de las garantías debidas”.