Reparación de errores históricos

Latinoamérica

Los 15 países de la Comunidad del Caribe y el Mercado Común buscan cerrar las heridas profundas en la sociedad causadas a los pueblos africanos e indígenas en los últimos 500 años. Las reparaciones desafían al imperio colonial y su pulso contemporáneo traduciéndolo en más que una restitución financiera y alivio de la deuda. No es una petición, es un derecho.

Foto: AFP

Pambana Bassett y Jeanette Charles- Telesur (Venezuela) 

En 2013, los países de la Comunidad del Caribe y el Mercado Común (CARICOM) decidieron abanderar la causa de las reparaciones y comenzaron un esfuerzo concertado para reparar los errores históricos causados ​​a los pueblos africanos e indígenas en los últimos 500 años. Como tal, los 15 Estados miembros de CARICOM: Antigua y Barbuda, Barbados, Belice, Guyana, Jamaica, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, las Bahamas, Dominica, Granada, Haití, Montserrat, Saint Kitts y Nevis así como Trinidad y Tobago aprobaron por unanimidad la creación de la Comisión de Reparación CARICOM (CRC).

La campaña por la justicia ha renovado el movimiento por reparaciones, especialmente durante el Decenio Internacional de las Naciones Unidas para las Personas de Ascendencia Africana. La Reparación es una lucha de siglos y que ha tomado diferentes formas y ha hecho una serie de exigencias a nivel regional en las Américas, así como a nivel internacional.

Sería una imperdonable falta de respeto no hablar del movimiento por las reparaciones de Haití que hace más de una década ha sido un hito importante para enmarcar los esfuerzos actuales de la CARICOM.

Los estados de CARICOM y la Comisión de Belice: Iniciativa para la Justicia y Reparaciones (BCIJR) por igual regularmente hacen referencia de cómo el pueblo haitiano, con valentía, exigieron $ US21 mil millones en reparaciones de Francia en 2004. Cuando Haití se convirtió en la Primera República Negra en el hemisferio occidental después de una exitosa revolución, el imperio francés amenazó a Haití con invadir la isla por derrotar a la esclavitud y cortar una línea vital de Francia a la riqueza inmerecida.

” La campaña por la justicia ha renovado el movimiento por reparaciones, especialmente durante el Decenio Internacional de las Naciones Unidas para las Personas de Ascendencia Africana. La Reparación es una lucha de siglos y que ha tomado diferentes formas y ha hecho una serie de exigencias a nivel regional en las Américas, así como a nivel internacional “

Francia finalmente obligó a los haitianos a pagar una indemnización por las pérdidas de los propietarios de esclavos. En el transcurso de un siglo, Haití sufrió el mayor subdesarrollo económico mientras pagaban en préstamos bancarios, oro y madera a los franceses.

En ese momento, el Presidente Jean Bertrand Aristide hizo estas demandas con repercusión internacional y sufrió un golpe de Estado orquestado por Francia, Estados Unidos y Canadá por atreverse a desafiar al imperio.

Para las naciones del Caribe, esa historia nunca fue olvidada. El pueblo haitiano comenzó un camino de reparaciones que los países de CARICOM han decidido seguir, desafiando al imperio colonial y su pulso contemporáneo traduciéndolo en más que una restitución financiera y alivio de la deuda.

Las demandas de Belice por reparaciones

Las seis grandes áreas identificadas por el CRC que son el resultado directo de los crímenes europeos que requieren una acción reparadora incluyen: salud pública, educación, instituciones culturales, privaciones culturales, trauma psicológico, así como “atraso” científico y tecnológico.

Como tal, la demanda de CARICOM para reparaciones abarca un plan de acción de diez puntos basado en el plan del Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, “Hoja de ruta para Reparaciones por genocidio indígena y esclavitud en el Caribe”.

El plan prevé: Un programa de desarrollo para los indígenas; centros culturales; planes de repatriación; salud pública, programas de conocimiento y alfabetización; cancelación de la deuda de todos los países del Caribe; acceso a las nuevas tecnologías y programas de rehabilitación por los siglos ‘de trauma psicológico, emocional y mental’. Los puntos de vista de la gente de Belice coinciden con estas áreas y principios para la región.

En la última reunión anual, los beliceños estudiaron casos de exitosas reparaciones internacionales como los Mau Mau en Kenia que sufrieron torturas a manos de los británicos, y los japoneses-estadounidenses que soportaron internamiento en los Estados Unidos. En ambos casos, los oprimidos recibieron indemnización en efectivo junto con un reconocimiento formal y una disculpa por los agravios cometidos contra sus pueblos.

” El plan prevé: Un programa de desarrollo para los indígenas; centros culturales; planes de repatriación; salud pública, programas de conocimiento y alfabetización; cancelación de la deuda de todos los países del Caribe; acceso a las nuevas tecnologías y programas de rehabilitación por los siglos ‘de trauma psicológico, emocional y mental’ “

En la Segunda Convención Anual de Justicia y Reparaciones Populares, los beliceños definieron las reparaciones en sus propias palabras y en sus términos. El control británico y el residuo colonial han dejado heridas profundas en la sociedad de Belice y sus instituciones. El representante del grupo de trabajo africano Kriol expresó, “No tenemos mucho aquí en Belice con lo que podamos sobrevivir. Las reparaciones no es un fondo para ‘sentirse bien’. Es la reconstrucción de nuestra sociedad. Hemos estado 34 años dependientes, no independientes”. Además, los pueblos Kriol africanos pidieron la reforma agraria y la descolonización de la mente a través de la investigación cultural e históricamente relevante y la preservación lingüística intercultural.

Del mismo modo, el grupo de trabajo del pueblo Garífuna abogó por el control significativo y la defensa de los recursos naturales del país. Los Garífunas también anunciaron específicamente su esperanza de reparación a todas las personas Garífunas por el genocidio que se produjo en Baliceaux. Baliceaux es una isla montañosa donde del pueblo Garífuna fue desterrado después de rechazar los esfuerzos franceses y británicos para esclavizarlos en San Vicente justo antes de su gran éxodo a América Central. Innumerables antepasados ​​murieron de enfermedades y hambre en Baliceaux. Hoy en día, la diáspora de los Garífunas se extiende a través de Centroamérica, en Honduras, Belice, Guatemala y Nicaragua, así como una población considerable en los Estados Unidos.

Los jóvenes también exigen sus propuestas críticas. Los jóvenes han participado significativamente en las dos convenciones expresando ideas innovadoras para informar sobre el cambio estructural real. En un caso, los jóvenes dijeron que les gustaría que a todo el mundo con 200 acres de tierra les quiten la tierra y que sea redistribuida, refiriéndose a siglos de robo de sus tierras y la privatización de los recursos.

Los beliceños solicitan el apoyo activo de Gobierno

Delegados del BCIJR también dedicaron un amplio debate para abordar el papel del gobierno de Belice en la unidad de reparación. Aunque el gobierno de Belice ha firmado la iniciativa de reparaciones de CARICOM, el primer ministro Dean Barrow y su gobierno todavía tienen que tomar las medidas necesarias para apoyar institucionalmente un esfuerzo nacional de reparaciones. Desde la aprobación del Comisionado Nacional de reparaciones de Belice, Aldabert Tucker hace casi dos años, Barrow tiene que volver a nombrar a alguien para el puesto.

BCIJR escrutó a Barrow por sus recientes declaraciones, aparente
mente en alianza con la postura del primer ministro británico David Cameron sobre el tema. Durante la visita oficial de Cameron a Jamaica este mes, el primer ministro, Portia Simpson Miller presentó públicamente la cuestión de las reparaciones. Después de incesante cuestionamiento público, Cameron declaró que la reparación es un problema del pasado y que los objetivos actuales de Gran Bretaña han de mirar hacia el futuro, centrándose en los acuerdos comerciales con el Caribe.

Por otra parte, Cameron ofreció una inversión de £ 360 millones de libras esterlinas en la región con la advertencia de que £ 25 millones se destinarán a la construcción de una prisión que presumiblemente albergará jamaiquinos y británicos-jamaiquinos deportados de los Estados Unidos.

Barrow respondió al caso diciendo: “Ciertamente no considero que, si bien el asunto nos preocupa deberíamos, de ninguna manera menospreciar el tipo de esfuerzo que el primer ministro Cameron está haciendo. Eso no puede excusar los pecados de la historia pero ustedes me perdonarán si estoy más anclado en el presente y enfocado en lo que podemos hacer para avanzar en nuestra agenda de desarrollo local…”

” Mientras que los beliceños continúan haciendo demandas a sus gobiernos para apoyar activamente la causa de reparaciones, para la gente una cosa es cierta: las reparaciones son una demanda y un derecho, no una sugerencia o petición. Si el gobierno se mueve en este tema o no, la gente se ha comprometido con la transformación de la sociedad “

En la convención del BCJIR, espacio para el liderazgo político, fue invitado a responder esta interrogante directamente. El BCIJR invitó a Barrow en sus esfuerzos para involucrar al Estado con las preocupaciones de las bases acerca de la aparente falta de apoyo del Estado. Sin embargo, ningún funcionario del Gobierno participó en el evento. En la resolución del BCIJR 2015, los delegados de los estados expresaron: “Pedimos que nuestro gobierno no ponga nuestros intereses a corto plazo por delante de nuestra nación y el desarrollo a largo plazo de nuestros hijos”

Como tal, el BCIJR está presionando al Gobierno para unirse a otros líderes caribeños, como el ex primer ministro de Jamaica, PJ Patterson, “para informar al Primer Ministro del Reino Unido que su falta de respeto al intentar borrar el trauma psicológico, cultural y económico que la gente del Caribe ha sufrido a causa de los crímenes de esclavitud y genocidio nativo no serán ignorados, mucho menos aceptados por los pueblos del Caribe, incluyendo Belice”.

Mientras que los beliceños continúan haciendo demandas a sus gobiernos para apoyar activamente la causa de reparaciones, para la gente una cosa es cierta: las reparaciones son una demanda y un derecho, no una sugerencia o petición. Si el gobierno se mueve en este tema o no, la gente se ha comprometido con la transformación de la sociedad a forjar un camino organizado hacia las reparaciones. Dos cumbres mundiales de reparaciones se tendrán en 2016 y 2017 en el Caribe y Europa, respectivamente

Leer el artículo aquí