Otro revés para Fujimori: el presidente peruano vetó la ley que podría excarcelarlo

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, vetó el proyecto de ley que apoyaron los hijos del ex presidente Alberto Fujimori para forzar su liberación. La iniciativa, que concede arresto domiciliario a presos mayores de 65 años con enfermedades graves o crónicas, había sido presentada por el partido Fuerza Popular luego de que la Corte dejara sin efecto el indulto presidencial que había recibido Fujimori.

Este proyecto, aprobado por el Congreso el 11 de octubre gracias a la amplia mayoría del partido que lidera Keiko Fujimori, la hija mayor del expresidente (1990-2000), recibió críticas de defensores de los derechos humanos que denunciaron que sólo se redactó para beneficiar a Fujimori, porque al ex presidente peruano le quedan por cumplir en prisión más de 14 años de pena, condenado por secuestros, asesinatos y lesiones durante su mandato.

Vizcarra justificó el veto argumentando que se trata de un proyecto “inconstitucional”, porque invade competencias del poder judicial, según el oficio que envió al presidente del Congreso, el fujimorista Daniel Salaverry. El mandatario aseguró que se necesita “una norma debatida a profundidad para evitar que se puedan filtrar personas encarceladas que sean un peligro para la sociedad”. “Amerita debatirse y buscar el consenso necesario entre las diversas fuerzas políticas”, agregó.

La organización Amnistía Internacional señaló que la aprobación de esta ley significaría un golpe a los familiares de las víctimas de Fujimori.”Es importante que las familias de las víctimas de graves violaciones de los derechos humanos reciban muestras claras por parte del Estado peruano de que su larga lucha por justicia va a ser respetada”, dijo Marina Navarro, directora ejecutiva de Amnistía en Perú, citada en un comunicado.

En tanto que Human Rights Watch felicitó al presidente por su decisión. “Celebro la decisión del Presidente @MartinVizcarraC de observar la Ley Fujimori. Se trataba de un proyecto selectivo y hecho a la medida para asegurar la libertad de un expresidente autocrático condenado por graves violaciones de derechos humanos”, escribió en Twitter José Miguel Vivanco, director ejecutivo de Human Rights Watch para las Américas.