Otro derrame de petróleo en la región: Ecuador confirmó un derrame de 6.300 barriles en el Amazonas

Las autoridades ecuatorianas informaron que un derrame de petróleo ocurrido en la Amazonía ecuatoriana por la rotura de un tramo del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) asciende a 6.300 barriles. La empresa petrolera privada aseguró que en el sector de Piedra Fina ya se recolectaron 5.300 barriles de petróleo, lo que equivale a un 84% de lo derramado.

El ministro de Energía, Juan Carlos Bermeo, dijo en la Comisión de Biodiversidad y Recursos Naturales de la Asamblea Nacional que para evitar un mayor daño ambiental el crudo derramado se acumuló en tres piletas para luego transportarlo a la ciudad de Lago Agrio. El ministro agregó que hubo personas que quisieron impedir el paso de camiones en la vía Piedra Fina-Lago Agrio.

La emergencia se produjo el 28 de enero por un desprendimiento de rocas, ocasionado por las fuertes lluvias, que perforó un oleoducto en Piedra Fina, cadena montañosa a unos 80 kilómetros al este de Quito. 

El ducto transportaba 150.000 barriles diarios de crudo por 485 kilómetros desde los campos de producción en la Amazonía hacia el puerto del océano Pacífico. El área total afectada es de unos 21 mil metros cuadrados, de los que casi 17 mil se encuentran dentro de la zona de protección.

El Ministerio del Ambiente informó sobre una “potencial afectación a la provisión de servicios ambientales y riesgos para la salud humana” en la zona de Piedra Fina.

Cómo sigue el derrame en Perú

La petrolera española Repsol prometió completar la limpieza de la costa central de Perú, afectada por el derrame de casi 12.000 barriles de petróleo, hacia marzo. El episodio ocurrió el pasado 15 de enero.

“Estimamos que, si las condiciones meteorológicas lo permiten, será a mediados de marzo” la conclusión de la recuperación de las playas afectadas por el petróleo, dijo a la prensa el director de Seguridad Medioambiental de la compañía, el español José Terol.

Terol también explicó que en las zonas costeras de difícil acceso, como acantilados y roquedos, la limpieza llevará más tiempo. “Para mediados de febrero no habrá más manchas en el mar. En un escenario optimista, el trabajo en la zona de difícil acceso terminará a fines de marzo”, aseguró.

El derrame, considerado un “desastre ecológico” por el gobierno peruano, ocurrió mientras el barco “Mare Doricum”, de bandera italiana, descargaba en la refinería La Pampilla de Repsol en Ventanilla, 30 km al norte de Lima. La empresa atribuyó el hecho a la agitación del mar provocada por la erupción volcánica en Tonga.

“La mancha de petróleo alcanzó su máxima extensión de 105 kilómetros cuadrados, hoy apenas quedan algunas manchas de dimensiones pequeñas, ya solo quedan residuos”, dijo Terol.

El director español indicó que casi 3.000 personas están trabajando en la limpieza de las zonas afectadas.