Otra estrategia opositora en Bolivia

Evo Morales asumió el poder en enero de 2006 y resistió la embestida opositora, que tuvo un pico desestabilizador en 2008. Hoy, los oponentes canalizan su desgaste a través de una política discursiva mediática contra la corrupción y la eventual violación constitucional. 

Página 12 (Argentina)

El director del semanario boliviano Época, Hugo Moldiz, reflexionó sobre estas cuestiones con el diario Página 12. “La derecha no va a cuestionar el modelo económico boliviano porque es exitoso y un cuestionamiento de ese modelo le haría perder votos. No va a cuestionar la política de inclusión, porque eso significaría, en el imaginario colectivo, volver a la política de la racialización. Lo que se va a hacer es desarrollar algunas líneas de opinión”, explica.

Esas líneas de opinión son las de un gobierno “complaciente con la corrupción”, “la idea de que Bolivia es un narco-Estado” y las aspiraciones de Evo a ser candidato para un nuevo mandato presidencial.

 “Esto juega con la subjetividad de la población, porque nadie apoyaría a un gobierno vinculado con el narcotráfico”, dice Moldiz.

Acerca de los temas que aún faltan abordar por el gobierno, Moldiz manifiesta que “en 2009, lo importante era que se aprobara la Constitución. Porque era a todo o nada y uno puede correr el riesgo de quedarse con nada. El tema tierra, el tema matrimonio igualitario, seguramente serán tratados en el próximo gobierno”, concluyó.

 

Leer artículo completo aquí