Entre lo ortodoxo y lo alternativo

Uruguay

Para los liberales, fieles defensores de la mano invisible y el libre mercado; la política central del estado es la imagen financiera internacional y no la estabilidad económica interna. Sin embargo, una política alternativa busca el crecimiento con equidad, con justicia social y ecológica. Dos modelos para analizar la macroeconomía en tiempos de desaceleración económica.

Alberto Couriel- La República (Uruguay) 

En momentos de desaceleración de la economía uruguaya interesa realizar una reflexión sobre la política macroeconómica.

En los últimos años el país tuvo un muy elevado ritmo de crecimiento económico, derivado del aumento de los precios internacionales de los principales rubros de exportación. La política macroeconómica coadyuvó a la mejora de la distribución del ingreso a través del aumento del salario real, del incremento del gasto público social y del control de la inflación, manteniéndola en un dígito.

Para la política macroeconómica ortodoxa, como la que proviene del FMI, la prioridad es asegurar una muy buena imagen financiera internacional, garantizando el pago de los servicios de la deuda externa y luego la política antiinflacionaria.

Parar esta concepción esta es la política central del estado: primera prioridad a la imagen financiera internacional y posteriormente, atender la estabilidad económica y de precios. Los otros temas que debieran considerarse objetivos centrales, como el crecimiento, el empleo y la redistribución del ingreso los debe resolver el sector privado a través del libre juego del mercado.

Para la ortodoxia las causas de la inflación derivan de aumentos desproporcionados de los medios de pago, por incrementos de crédito, por el déficit fiscal y por aumentos de salarios. Estos factores una demanda interna por encima de la oferta de bienes y servicios que generan el proceso inflacionario.

En la política ortodoxa, como se busca el descenso de la demanda interna es inevitable que afecte negativamente el crecimiento y por lo tanto también el empleo.

En una política alternativa de un gobierno de izquierda se busca el crecimiento con equidad, con justicia social, ecológica, con igualdad social, de género, generacional y étnica. Se busca una sociedad solidaria, humanista e igualitaria.

El estado deberá elaborar e implementar una estrategia de desarrollo conformando una estructura productiva, abierta y flexible por la velocidad de los cambios tecnológicos y de los precios internacionales.

Sus criterios centrales deben ser atender el tema de la competitividad para asegurar la inserción económica internacional, y el del empleo productivo y digno. Los objetivos de una política macroeconómica alternativa pasan por la estabilidad de precios, el crecimiento económico, mejoras del empleo y de la distribución del ingreso.

La prioridad de estos objetivos deriva de la situación económica, financiera y social, específica del momento concreto. Para enfrentar la inflación hay que analizar las causas específicas de la suba de los precios internos La inflación puede responder a diversos factores o una combinación de varios.

i) puede ser importada por aumento de los precios internacionales de alimentos (que exportamos y que consumimos internamente) y del petróleo

ii) Puede ser por aumentos de costos donde pueden influir el tipo de cambio, salarios, impuestos, tasa de interés, tarifas de los servicios públicos y así sucesivamente.

iii) puede ser por aumento de la demanda interna o por crisis de oferta de bienes, por ejemplo por sequías.

iv) Puede ser por puja distributiva, como ocurrió en la segunda mitad de la década del 60.

v) Puede derivar de las expectativas de empresarios y analistas influyentes.

vi) En algunos rubros influyen las situaciones de monopolios u oligopólicos en la producción y especialmente en la comercialización.

En muchas circunstancias el crecimiento y el empleo pueden tener prioridad frente a la inflación. La Reserva Federal de los EEUU le dio importancia al empleo frente a la inflación en los últimos años.

También puede ocurrir que se puede enfrentar la inflación con instrumentos que no afecten el crecimiento. La política macroeconómica no puede enfrentar la estrategia de crecimiento y las bases de la estructura productiva.

Hay que mantener los estímulos de la política sectorial, de la competitividad y del empleo. La política cambiaria debe utilizarse básicamente para mejorar la competitividad.

La política monetaria influye muy poco sobre la inflación, salvo sobre las expectativas,. Los bancos centrales generalmente son ortodoxos.

No hay comprobación empírica de que el déficit fiscal sea causa de inflación, sobretodo porque se financia con deuda. Puede sí influir sobre la deuda.

En los últimos años en los países desarrollados han habido muy elevados déficits fiscales sin inflación, inclusive con deflación. En general hay que analizar las causas específicas de la inflación para enfrentarla.

Mostremos una alternativa analizando la prioridad del crecimiento y el empleo, manteniendo la estabilidad económica.

i) La estrategia de desarrollo ayuda a las políticas sectoriales priorizando sectores, actividades y rubros para otorgar los estímulos correspondientes, atendiendo a la competitividad y el empleo.

ii) La política cambiaria debe utilizarse para la competitividad. Hay que usar el control de la entrada de capitales para que no se aprecie la moneda nacional.

iii) La política monetaria y crediticia pueden utilizarse para el crecimiento y atendiendo prioridades de la estructura productiva. Las tasas de interés en una economía, aún muy dolarizada, tienen poca influencia.

iv) En la política fiscal el gasto social es fundamental para redistribuir el ingreso, bajar la pobreza, y atender educación, salud y vivienda-.

La inversión pública es relevante para asegurar el crecimiento pudiendo usarse la deuda para su financiamiento. La reforma tributaria es dinámica y podría requerir aumentos en la presión tributaria.

Para ello se pueden aumentar impuestos a las rentas del capital que no sean proporcionales sino progresivos; aumentar impuestos a las empresas como el IRAE; Bajar exoneraciones impositivas a las inversiones de acuerdo a la estrategia de desarrollo; fijar detracciones a las ganancias extraordinarias.

v) Política salarial atendiendo a la productividad, el crecimiento del PBI y la redistribución del ingreso.

vi) Política de tarifas de los servicios públicos, que permita excedentes para la inversión de las empresas públicas. Cuando se utilicen para atender la inflación, debe ser de carácter transitorio.

vii) Política arancelaria en función de los procesos de integración y acuerdos comerciales defendiendo sectores claves en función de la estrategia de desarrollo. Es importante que la estructura productiva atienda la integración regional, cadenas de valor y exportación de rubros con valor agregado y contenido tecnológico. El país seguirá exportando recursos naturales con contenido tecnológico.

Los acuerdos comerciales deben permitir la exportación de rubros con valor agregado y contenido tecnológico y no afecten las compras estatales, la propiedad intelectual y las normas de competencia. 

 

Leer el artículo aquí