Ordenan demoler la obra de un Sheraton por destruir muros incas de 500 años de antigüedad

La justicia peruana ordenó demoler un hotel de la cadena Sheraton que se construía en Cusco, que durante las obras destruyó unos muros incas de 500 años de antigüedad en una zona considerada patrimonio cultural de la Humanidad. Según el fallo, la obra «distorsiona la armonía y configuración tipológica del Centro Histórico del Cusco». El juez ordenó a la inmobilaria R&G restituir los cinco andenes y muros incas de piedra que se habían retirado para ejecutar la obra.

La decisión del juez cierra un proceso de tres años entre autoridades de Cusco (sureste de Perú) y la empresa encargada de la obra, que en 2016 paralizó la edificación del hotel de siete pisos.  

«Que, a efectos de restituir la situación de hecho y de derecho al estado anterior a la vulneración que sustenta esta demanda, se ordene a la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco la apertura de un proceso de demolición de lo ilícitamente construido en el citado inmueble, que altera y destruye en forma continua los muros arqueológicos prehispánicos, e incas existentes», señaló el juez Wilber Bustamante, de la Corte Superior de Justicia del Cusco.

«El daño es irreversible», dijo Carlos Somocursio, presidente del Comité Técnico del Patronato Regional de Cusco, que denunció ante la justicia las consecuencias de la obra.

Las obras se realizaban en una zona donde sólo se pueden construir edificios de dos pisos. El ministerio de Cultura había multado en abril con 2,2 millones de dólares a la empresa.

El edificio de siete pisos, cuya construcción fue paralizada por las autoridades en 2016 cuando estaba casi terminada, se encuentra dentro de la Zona Monumental de Cusco, declarada como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1983.

Según las autoridades, la empresa que construía el hotel Sheraton de Cusco desmontó entre 2012 y 2014 estos centenarios muros incas sin autorización del entonces Instituto Nacional de Cultura, que luego pasó a ser el Ministerio de Cultura.

Cusco es uno de los principales centros turísticos de Perú y punto de paso obligatorio para visitar la ciudadela inca de Machu Picchu. La construcción se paralizó en medio de una gran polémica por la construcción del moderno hotel de lujo en medio de los vestigios incas y construcciones de la época colonial.