Oración por Ayotzinapa

México

El 26 de septiembre pasó a la historia tras la muerte de seis jóvenes y la desaparición de 43 estudiantes de una escuela rural de Iguala, en Guerrero. En el Día de Muertos, se realizaron homenajes por parte de familiares y organizaciones sociales, que colocaron ofrendas con leyendas que exigían justicia en honor a los normalistas. El poema Oración de la Montaña los recuerda.

En el Día de los Muertos, familiares siguen rezando y exigiendo justicia por los desaparecidos - Foto: ArchivoJuan Hernández Ramírez* – Latinoamérica Piensa

A los desaparecidos de Ayotzinapa

Aquí, pareciera que todo es basto. La luna llena se desprende entera y se desparrama en el ombligo de la tierra. Las montañas son una con los mares y los ríos, los desiertos y los llanos; todo pareciera que los mares se beben las estrellas y que los hijos todos tienen una luna para tomársela a sorbos como se beben el amanecer las libélulas.

No todo es música que ilumina la paz. No es lo mismo el canto de los pájaros de la montaña y el graznar de los pájaros de  la ciudad. Las palabras tienen el aliento del viento negro, porque los signos nos han señalado cruces de cedros sagrados que nuestros ojos no abrazan.

Las montañas no pueden beberse el olvido, después de mirar los signos en la palma de la mano. Quizá los colibríes ya no son verbo, sino ceniza. Los montes están tristes, lloran y el rocío salpica la palabra y canta.

¿En dónde estás hijo?
¿En dónde te encuentras?
¿Dónde estás José Bernardo Bartolo Tlatempa?
Pronuncio tu nombre por los cuatro caminos
Pronuncio tu nombre por los cuatro vientos
para que el viento bueno me responda,
para que el buen camino me diga
en que piedra tu pie se tropezó.

¡Ven hijo!
Que tu espíritu hable y me diga
en qué caverna obscura te encuentras

o qué fuego despreciable quema tu voz
o qué viento de obsidiana quiebra tus huesos
o qué tierra cubre la luz de tus ojos.

Ven, José Bernardo Bartolo Tlatempa.
Tu sombra te nombra,
levanta tu cuerpo,
no dejes que el miedo te aplaste.

Si te extraviaste en un recodo,
si te extraviaste en las colinas,
si estás enredado en los brazos del agua,
si la niebla te ha perdido,
si los hombres te asfixiaron 
con puñales de muerte;
¡Ven! Que tu espíritu
sea la cruz de la ceiba sagrada
para que los pájaros
repitan tu canto.

El viento camina cansado, encorvado sube a la montaña. Los pájaros de vestimenta obscura, cantan el Ave María y quieren que el silencio con sus alas de cuchillos lunares abran los pechos de los hombres nacidos sobre las piedras. 

Estás aquí, y esto ha hecho enojar a alguien que es dueño de los vientos envidiosos y asesinos.

¡Ven hijo, no te espantes!
¡José Bernardo Bartolo Tlatempa!
Aquí estamos.  Aquí,
como la primera piedra
que sirve de asiento o para tropezarse;
somos la tierra y la página
donde se escriben los signos
que la muerte cubre
con sus alas en cruz.
Solamente el tiempo
con el soplo natural del viento,
descubre la señal tatuada
en el viento bueno, en el viento nefasto.

*Poeta nahua originario originario de Coatlán, Ixhuatán de Madero, Veracruz (1951), es uno de los poetas nahuas más reconocidos. Traductor, director de escuela, inspector bilingüe, promotor de las culturas náhuatl, tének, tepehua y ñahñú. Como otros importantes autores actuales (Natalio Hernández, Mardonio Carballo) escribe en la variante náhuatl de la Huasteca. Ha publicado Auatl Iuan Sitlalimej/Encinos y estrellas,Eternidad de las hojas, Tlatlatok tetl/Piedra incendiada, Totomej intlajtol/La lengua de los pájaros y Siete Flor/Chikome Xóchitl (2006).

Ver publicación aquí